Paro petrolero en la Cuenca Austral.

Comenzó ayer y es por tiempo indeterminado. Lo encabeza el Sindicato del Petróleo y Gas Privado de Santa Cruz, en reclamo a su Federación por el otro gremio local, el que encabeza Marcelo Turchetti.
Tras los graves incidentes ocurridos el pasado día viernes, el Sindicato de Petroleros Privados de Santa Cruz que tiene asiento en la zona norte y que encabeza Héctor "Chaco" Segovia, decidió en asamblea un paro por tiempo indeterminado en reclamo a su propia Federación.

Cabe recordar que este último gremio –que en Río Gallegos tiene como representante a Luis Cárdenas- fue denunciado por los trabajadores afiliados al otro sindicato petrolero, el de la Cuenca Austral –cuyo secretario general es Marcelo Turchetti-, tras ser "desalojados" violentamente de la Planta de Punta Loyola.

Internas

Ambos gremios vienen manteniendo una férrea disputa de afiliados y se adjudican diferentes logros para los trabajadores, lo que ha sembrado en la región una dura disputa por el espacio gremial que integran en la Federación Nacional de trabajadores del petróleo.

Esta última, por diferencias en su oportunidad con el denominado "bloque patagónico", apoyaría al gremio de la Cuenca Austral de Turchetti, por sobre el que tiene su cabeza de sede en Caleta Olivia.

El conflicto de la pasada semana fue el corolario de una serie de enfrentamiento menores pero que siempre están apunto de estallar. Un sector de los trabajadores fue a sacar al grupo de operarios que mantenía tomada la planta y hubo varios autos destruidos.

En tanto, el gremio de Cárdenas decretó ayer un paro por tiempo indeterminado para exigirle a la Federación que no haga diferencias con la Obra Social y le pidió que se le quite la representación que Turchetti "se arroga en capital federal", según expresó hoy a TiempoSur un directivo de ése gremio.

A todo esto, los petroleros se bajaron de los yacimientos y aguardan por otra asamblea, que se llevará a cabo el martes próximo. La situación, ya comenzó a preocupar al gobierno provincial, que mira de reojo lo acontecido en el 2008, cuando la provincia, producto de un paro, perdió enormes sumas de dinero en concepto de regalías.

Comentá la nota