Un "paro" que molestó más a "las bases" que al gobernador

¿Hay algo menos o igual de eficaz que realizar un paro de actividades en la “Unidad Gobernador” durante un sábado o un domingo?. Sí, hacerlo durante la ausencia del mandatario provincial, por un viaje al exterior.
Sabido es que los gremios suelen disponer, a veces, medidas de fuerza para apaciguar o contener el reclamo de sus “bases” en algún caso, o anunciarlos con suficiente antelación dejando algún margen para llegar a un acuerdo que termine levantándolo. Aunque habituales, esas prácticas, no obstante, pueden llamar la atención aún de sus propios afiliados.

Algo de eso ocurrió en la Gobernación, cuando los afiliados de UPCN se desayunaron que en demanda de una “respuesta al compromiso asumido oportunamente ante los trabajadores de blanquear las URPE(s)” en la administración pública provincial, ese gremio convocó a una ‘medida de fuerza’ que incluye un paro total de actividades sin asistencia al trabajo en la “Unidad Gobernador” durante tres días a partir de mañana, jueves 12 de noviembre.

Lo llamativo –que generó aireadas críticas incluso de “las bases”- es que la supuesta ‘medida de fuerza’ se concretará, ¿casualmente?, cuando el mandatario provincial se encuentre en el exterior, más precisamente en México, hacia donde volará mañana para encabezar una misión multisectorial con el fin de atraer inversiones a la Provincia. Y culminará, sugestivamente, a su regreso de tierras aztecas.

Para entender la molestia de los trabajadores hay que reparar en un detalle de raíz lógica, no menor, pero tampoco de percepción pública: como suele ocurrir en la administración pública provincial, las áreas se ‘mueven’ al ritmo del Jefe. “Si Scioli no está en la gobernación, el impacto de la medida de fuerza no tendrá mayor repercusión”, razonan.

El malhumor de los empleados de la Gobernación ante la modalidad del paro dispuesto por Carlos Quintana, no se hizo esperar y se reflejó, aunque anónimo, con pintadas sobre los carteles que adornan la Casa de Gobierno convocando al cese de actividades: “Podrían hacer un paro cuándo le gobernador esté”, se preguntan irónicos, y lo cierran, categóricos, con epítetos que remiten a la función del pañal en un BB que no logra contener sus necesidades fisiológicas.

Tiemblas los docentes, temerosos de que los sindicatos que los representan, “endurezcan” su lucha gremial convocando a un paro, sin asistencia, durante el receso invernal. O el de verano, más cercano en el horizonte.

Comentá la nota