"El paro no es un fin en sí mismo"

Polémica: el enfrentamiento entre docentes autoconvocados y seccionales disidentes saltó a la luz con la no adhesión de la UTELPa al último paro de la CTA.
Privilegiaron la negociación paritaria abierta. "La medida de fuerza es una herramienta para cuando el diálogo está agotado", dijo la secretaria general, Noemí Tejeda.

"La medida de fuerza no es un fin en sí mismo. Es una herramienta de lucha cuando se agotó la instancia de diálogo", afirmó ayer la secretaria general de la UTELPa, Noemí Tejeda. La conducción gremial se defendió ayer de los cuestionamientos de autoconvocados y la seccional de General Acha por no adherir al último paro convocado por la CTA.

"Tienen que acatar el mandato de la mayoría", insistió Tejeda. Además de un fuerte documento de la seccional achense, un grupo de disidentes escrachó la sede de UTELPa la semana pasada por no adherir a la huelga.

El sindicato argumentó que el resto de los gremios de CTA en la provincia tampoco fue al paro y que prefirió apostar a la paritaria abierta con el Gobierno, con una reunión programada para el próximo 4 de junio.

El día anterior, el 3, convocaron a un congreso provincial de delegados de UTELPa.

Tejeda y sus colaboradores reivindicaron el mecanismo de asambleas por escuela, con mandatos que llevan sus delegados a las seccionales y al congreso, como el mecanismo "más democrático, participativo y representativo de la opinión de los docentes".

De esa manera, lo contrapuso a las asambleas extraordinarias de afiliados que reclaman los disidentes. "Terminan decidiendo cinco", comparó. Y retrucó: "no podemos estar en un permanente estado deliberativo porque eso paraliza al gremio".

Semana difícil

Después de una semana difícil, con duros cuestionameintos, la conducción provincial de UTELPa salió ayer con los tapones de punta. "Ratificamos el funcionamiento democrático. Cada tres años se elige la conducción. Los congresos definen la política gremial. Cada vez que hubo un conflicto grave, se convocó a congresos extraordinarios", insistió Tejeda.

Los gremialistas fustigaron a la dirigencia de la Seccional de Acha y dijeron que el secretario general "nos tiene acostumbrados a que ante cada plenario o congreso, si su posición es minoritaria, se retira. Esa es una cuestión antidemocrática", replicaron.

Tejeda también lo acusó de haber agredido verbalmente a los dirigentes de Realicó y Guatraché. "No vamos a permitir que se nos tilde de hipócritas cuando no respetan las instancias orgánicas del gremio. Podemos aceptar posiciones disidentes, pero no podemos imprimir una posición política que quiere la minoría cuando la mayoría dice otra cosa. Hay que acatar el mandato de la mayoría", insistió.

"El gremio está para disputar contra la patronal en un marco de discusión, donde definimos las demandas, confrontamos y vamos a las medidas de fuerza si es necesario. Pero no se puede confundir las metodologías de medidas de fuerza como un fin en sí mismo. El plan de lucha abarca mucho más que una medida de fuerza", dijo.

"La medida de fuerza no es un fin en sí mismo. Está dentro de un accionar y cuando como herramienta de lucha se agotó la instancia del diálogo", reafirmó.

"Las asambleas están en el estatuto cuando no hay clases. Nos eligen para conducir, se consulta, pero no podemos estar en un permanente estado deliberativo porque esto también paraliza a la organización gremial", dijo Tejeda, sobre el reclamo de los sectores docentes disidentes.

"Cuando fueron las medidas de fuerza -recordó-, se hicieron asambleas por escuela y fue más participativo que cuando acá se debatía y tres o cuatro compañeros son los que manifiestan reiteradamente la opinión y el resto queda en una posición pasiva o de observador".

"Hay seccionales que tienen el mecanismo muy aceitado. Sí, es cierto y consideramos que los espacios son limitados y hay que luchar para que el Gobierno institucionalmente reconozca el espacio de la discusión dentro de la escuela", añadió.

Comentá la nota