Por un paro, Mendoza se queda hoy sin venta de GNC, naftas y gasoil.

El personal de estaciones de servicios reclama desde la 0 hora. Piden un básico de $ 2.400.
Los trabajadores de las estaciones de servicio de la provincia iniciaron hoy a la 0 hora un paro con asistencia en los lugares de trabajo. La medida de protesta alcanza tanto a los que expenden combustibles líquidos como también Gas Natural Comprimido (GNC) en reclamo de un aumento salarial.

Más de 2.300 empleados de los surtidores piden un aumento que eleve el sueldo básico inicial a $ 2.400, ya que 70% de ellos no supera los $ 1.600. Hay algunos trabajadores que cobran una mensualidad menor a ésta y son los que están categorizados como operarios de servicio.

Por el sector empresario, la Asociación Mendocina de Expendedores de Naftas y Afines (Amena) había ofrecido un incremento de hasta 18%, pero fue rechazado.

Esta medida de fuerza provocará que los consumidores no puedan cargar combustible líquidos ni GNC en las estaciones durante las 24 horas de hoy y que se vean privados de otros servicios, como el del lavadero de automóviles, ya que estarán en huelga los operarios de servicio, administrativos, encargados del lavadero, auxiliares de playa y operarios responsables del traslado de combustible.

Los empresarios del sector nucleados en Amena junto a los representantes del Sindicato de Estaciones de Servicio, Garajes y Playas de Estacionamiento de Cuyo se reunieron ayer en la mañana en la sede local del Ministerio de Trabajo sin alcanzar ningún acuerdo.

Sin embargo trascendió, según fuentes del Ministerio de Trabajo, que la falta de arreglo los obliga a mantenerse en estado de asamblea y, conforme a esta fuente, el Ejecutivo no llamaría a la conciliación obligatoria por el momento del sector.

Estas negociaciones se están llevando a cabo en conjunto con las cámaras de expendedores de combustible de San Luis y San Juan.

Según señaló a este medio, José Escoda, presidente del sindicato, en todas las estaciones de servicio habrá una guardia que atenderá las emergencias para cargar combustible sólo a los bomberos, las ambulancias y la policía. A todo el resto se le negará la carga.

Las negociaciones salariales dependen en este momento a la satisfacción de un pedido realizado a YPF para que mejore los márgenes de rentabilidad que hoy tienen las estaciones de servicio que pertenecen a la red de esta petrolera (80% del mercado). Esto, según los dueños de estaciones de servicio, permitiría mejorar los salarios de los empleados.

Pero hay que tener en cuenta que YPF, Esso y Petrobras decidieron aumentar la semana pasada los márgenes de ganancias que tienen las expendedoras en algunos puntos del país para que puedan pagar la suba salarial del 18% propuesta. / Gabriela Balls

Comentá la nota