El paro hospitalario afecta a casi todo Río Negro

El reclamo central es por una mejora de los salarios. Temen que siga el éxodo de profesionales.
Alrededor de diez hospitales rionegrinos tienen al grueso de su personal realizando retención de servicios, con lo cual se resintió la atención en toda la provincia, se suspendieron las tareas programadas y sólo se reciben casos de urgencia.

Bariloche, Roca, Catriel, Río Colorado, Cipolletti, Sierra Grande, además de los del Valle Medio, Allen que empieza en esta jornada con los reclamos y Viedma que define hoy, son los hospitales que tienen medidas de fuerza en marcha y en todos los casos es la misma demanda. Mejores condiciones de trabajo y sueldos acordes a la actividad que desempeñan para frenar el éxodo de profesionales.

Las atenciones programadas en el hospital de Cipolletti y en los 15 centros periféricos de la ciudad continúan paralizadas hasta el viernes. Las medidas de fuerza que llevan adelante los profesionales de la salud pública sólo hacen salvedad con las urgencias y con aquellos enfermos que tienen patologías que requieren un cuidado permanente.

El panorama en el hospital Pedro Moguillansky no deja lugar a dudas: está vacío y desde la semana pasada que no se entregan turnos.

El presidente de la Asociación de Profesionales, Carlos Lasry, informó que mantendrán un encuentro con el resto de los hospitales que se plegaron a las medidas de fuerza para elaborar un pedido de audiencia a la ministra de Salud Cristina Uría. Lo harían entre hoy y el viernes día en que, además, habrá localmente una asamblea para definir los pasos a seguir.

Mientras tanto, los médicos del hospital López Lima de Roca cumplimentaron ayer, sin novedades desde Salud Pública, la primera jornada de "retención de servicios" que acordaron llevar a cabo en asamblea. Tal como se anticipó, no hubo atención programada ni en consultorios y sólo se atendieron casos de urgencias.

Los profesionales llevaron adelante la protesta e informaron sobre los principales puntos del reclamo que plantearon ante la ministra de Salud de la provincia, Cristina Uría, ante las autoridades hospitalarias y también ante Trabajo.

Según informaron los representantes de los servicios médicos, se está exigiendo un aumento del 100% del sueldo básico, un incremento del 100% en puntos de guardia, la incorporación de ítem por responsabilidad medica de $ 1.500 y la categorización del personal médico.

A estos reclamos anexaron el pago de zona desfavorable, la incorporación del pago de 4 guardias mensuales al sueldo básico en empleados mayores a 45 años en mujeres y 55 años en varones, la reducción de edad jubilatoria y pago del 82% móvil y el pago por el trabajo en pandemia, además del pago inmediato del primer SAC del 2009.

Los médicos, demás profesionales y técnicos del hospital "Ramón Carrillo" de Bariloche confirmaron ayer la retención de servicios iniciada esta semana, a la par de otros nosocomios rionegrinos, en reclamo de mejoras salariales, medida que se extenderá hasta recibir una respuesta del gobierno provincial.

"Somos la provincia que peor paga de la región", aseguró la pediatra Lucía Angaut, quien sostuvo que esta situación obstaculiza la incorporación de profesionales jóvenes en al anémico plantel de profesionales del nosocomio local.

La Asociación de Profesionales y Técnicos del "Ramón Carrillo" ratificó ayer el "cese de actividades programadas con mantenimiento de la cobertura de guardias, urgencias, la atención de pacientes internados" y las personas que consulten por síntomas respiratorios en el contexto de la epidemia de gripe A.

Unos 250 trabajadores adhirieron a la medida de fuerza en reclamo de una recomposición salarial que equipare los sueldos del sector con lo que pagan las provincias vecinas.

El lunes comenzó la retención de los servicios en el hospital de Río Colorado y se prolongará toda la semana, en reclamos de mejoras salariales.

Dos grandes carteles adheridos en la puerta del frente del nosocomio explican que las tareas programadas como cirugías, consultorios y derivaciones quedan suspendidas y sólo se atenderán las urgencias.

El hospital de Catriel sólo atiende emergencias a partir de que todo el personal decidiera el lunes, manifestarse en asamblea permanente ante la falta de respuesta a lo que vienen reclamando desde mayo del año pasado.

En algunos aspectos coinciden con los reclamos de sus pares de otros lugares de la provincia, pero aclararon que tienen su propio petitorio. La medida es hasta el 28 de este mes. Después de esa fecha se decidirá si se continúa o no.

Ayer a la mañana, momento en que mayor afluencia de público suele haber este lugar, los pasillos estaban vacíos, porque no se atendía ni en consultorio, ni se prestaba ninguno de los servicios habituales de salud pública. Todo el personal -médicos, enfermeros, choferes, personal de maestranza, mucamas- adhirió a la medida y sólo se aseguró la atención de urgencias, a pesar de que no hubo declaración formal de huelga. "Ya notificamos al director y hemos difundido que estamos en estado de asamblea permanente", expresaron.

Comentá la nota