Un paro de gremialistas dejará sin subte a miles de usuarios

Los delegados exigen que el Gobierno los reconozca como un gremio independiente de la UTA. Harán un paro de 14 a 17. Ahora, La Fraternidad, el sindicato de conductores de trenes, pidió la representación sindical de los conductores de subte
Los delegados de las seis líneas de subterráneos y el Premetro llevaron a cabo ayer una nueva protesta, levantando los molinetes y dejando pasar gratis a los usuarios, y ratificaron un paro de actividades de tres horas para hoy, en reclamo de que las autoridades los reconozcan como un sindicato independiente, una medida de fuerza que dejará sin servicio a más de 200.000 usuarios.

"Si no hay una solución para mañana (por hoy) a las 14, vamos a hacer un paro hasta las 17" en todas las líneas del subte y el Premetro, afirmó ante la prensa uno de los delegados de los trabajadores, Roberto Pianelli.

La medida de protesta, similar a la implementada la semana pasada, se dispuso en reclamo de un reconocimiento oficial del Ministerio de Trabajo de la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro (AGTSyP), conformado por los delegados que están enfrentados con la Unión Tranviarios Automotor (UTA).

Además de pedir que se los reconozca como un gremio independiente de la UTA, después de unas elecciones internas en las que esta postura se impuso por amplia mayoría, los delegados de hecho piden la reincorporación de empleados dejados cesantes y la apertura de paritarias para discutir mejoras salariales en las líneas de subte y el Premetro.

Un tercero en conflicto

Mientras se dirime esta cuestión, que deja como rehenes a los pasajeros, apareció en medio del conflicto La Fraternidad, el sindicato de conductores de trenes, que, ante la comisión arbitral de la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte, pidió que se le otorgue la representación sindical de los conductores de subte.

"El erróneo encuadramiento sindical de los trabajadores conductores de trenes subterráneos en la UTA ha generado, como es de público conocimiento, no sólo un permanente conflicto intrasindical sino además un persistente malestar en el usuario", indicaron, para luego agregar que "es un error histórico que los conductores de subte no estén en La Fraternidad. Nosotros nunca aceptaríamos que por una interna sindical sean rehenes los pasajeros".

Sin embargo, este punto de vista no fue compartido por los delegados del subte, que reiteraron que " estamos luchando por el reconocimiento de nuestra propia asociación gremial", publicó el diario

Comentá la nota