El paro de docentes se sintió en escuelas de toda la provincia

Fue del 90 por ciento en las instituciones públicas y del 70 en las privadas, según lo relevado por los gremios

Posadas, montecarlo, eldorado y oberá. El paro de actividades de los docentes que ayer se realizó a nivel país se sintió en escuelas públicas y privadas de toda la provincia.La medida fue convocada por la Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (Ctera), en repudio a la represión policial contra los maestros porteños, que el lunes intentaron levantar una carpa frente a la sede del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, en reclamo de mejoras salariales y laborales.

El acatamiento de la medida de fuerza en la mayoría de las provincias del país fue alto. En Misiones estuvo en el orden del 90 por ciento en las instituciones de gestión pública, y en el 70 por ciento en las de gestión privada, según los relevamientos efectuados por los sindicatos que los nuclean, la Unión de Docentes de la Provincia de Misiones (UDPM), la Unión de Docentes Argentinos (UDA) y el Sindicato Argentino de Docentes Particulares (Sadop).

En Posadas, la mayoría de las escuelas primarias y secundarias de gestión pública estuvieron cerradas. Debido a que algunos padres no se enteraron de la medida, anunciada a última hora del lunes, enviaron a sus hijos a la escuela y por ello hubo docentes que brindaron clase de apoyo a los chicos que ya no podían volver a sus casas, como fue el caso de la escuela Nº 4 “Fraternidad”.

En los privados, la decisión quedó a criterio de los docentes y rectores, algunos dieron clases como el Instituto Roque González.

“Los casos en que existe represión y violencia contra los trabajadores, genera repudio y solidaridad con los compañeros. Pero también entendemos que si hacemos una jornada de paro como esta hay cosas que reclamar a nivel provincial”, precisó la delegada departamental por Compromiso con las Bases de la UDPM, Mónica Gurina.

En este sentido la gremialista recordó que siguen latentes los reclamos del sector, y que detalló “una recomposición salarial, por la pérdida del poder adquisitivo del dinero, el pago a los suplentes, que es una deuda que tiene el patrón desde marzo en algunos casos y con los interinos que tienen cargos creados, la falta de aseguradoras de riesgo de trabajo,condiciones dignas de trabajo; infraestrucutura que es una necesidad para nuestros chicos y jóvenes y la necesidad de recomponer el haber jubilatorio”.

En Eldorado un grupo de docentes se autoconvocó en la plaza Sarmiento del kilómetro 9 en repudio a los incidentes suscitados en el país. Además abordaron temas inherentes a la situación actual que atraviesan los docentes de Eldorado.

Ricardo Piris, delegado departamental de la UDPM lamentó lo ocurrido en Buenos Aires, “esto no es solamente el incidente ocurrido en Buenos Aires, los colegas vienen sufriendo desde hace meses todo tipo de atropellos. Nos sentimos excluidos de esta problemática”.

Por su parte el docente Aníbal Zeretzki consideró que “el hecho que ocurrió en Capital Federal está vinculado con lo que está pasando hoy en Puerto Iguazú, donde una docente esta procesada y dos en la ciudad de Eldorado, por una lucha de mayor calidad educativa y un salario justo”.

Los educadores de la Capital del Trabajo también debatieron sobre la designación presupuestaria educativa y la nueva Ley de Educación.

Ese panorama de acatamiento se presentó en ciudades como Oberá Puerto Iguazú, Apóstoles y Candelaria. En Montecarlo también hubo movilización (ver aparte).

El de ayer fue el primer paro de los docentes misioneros en lo que va del ciclo 2008, y se concretó por repudio a la agresión, y por solidaridad con sus pares de Buenos Aires, como reacción que dejó en la comunidad educativa la muerte del profesor neuquino Carlos Fuentealba.

En Montecarlo vecinos y docentes salieron a la ruta

MONTECARLOS. Los docentes de esta localidad, agrupados en el gremio UDPM se sumaron a la protesta de sus colegas de Buenos Aires, con una asamblea y corte de la ruta nacional 12.

El paro registró cerca de un 90 por ciento de adhesión en la localidad, ya que las instituciones privadas no se sumaron y dictaron clases normalmente.

El grupo de padres y docentes salió a la ruta cerca de las 17 de ayer, y bloqueó el tránsito por media hora. A la adhesión de los educadores, por no más represión, se sumó el pedido del blaqueamiento de sus sueldos, y la construcción de la Escuela Nº 434 del barrio Cuatro Bocas. Según padres y vecinos, el gobierno provincial no está cumpliendo con lo pactado puesto que las obras previstas para iniciarse este mes no se concretaron.

También manifestaron su descontento por el aumento en las tarifas de energía planteado por el gobierno provincial que obligan a las cooperativas a trasladar ese aumento a los usuarios.

Alta adhesión en todo el país por los incidentes

BUENOS AIRES. Docentes de los niveles inicial, primario y secundario de los distritos porteño, bonaerense y de casi todas las provincias cumplieron ayer, con fuerte adhesión, el primer paro nacional de la gestión de Cristina Fernández. La medida de fuerza dejó sin clases a unos 10 millones de estudiantes en todo el país. El secretario General de la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE), Francisco “Tito” Nenna, afirmó que la huelga nacional fue “total, no sólo en Capital sino en el resto del país”.

Los sindicatos docentes porteños confirmaron el paro de 48 horas y la “vigilia” de 100 horas en la carpa, a la espera que la Legislatura apruebe un proyecto unificado de las comisiones de Educación y Hacienda, para otorgar una partida de 140 millones de pesos para salarios y becas.

La titular del Sindicato de Educadores de Buenos Aire, Ada Leirós, convocó a todos los sectores “a reconstruir un marco de diálogo que permita superar el conflicto”, al sostener que “todos merecemos más, los alumnos, los docentes, los padres, algo más que ver a los maestros arrastrados por la policía”. El secretario Adjunto de UDA de la Ciudad, Gustavo Frutto, pidió al Gobierno porteño que “se de cuenta de una vez que los docentes estamos dispuestos a dialogar” y que “cambie su tesitura de que no hay dinero” para mejorar salarios.

Comentá la nota