El paro docente volvió a tener gran adhesión.

Si bien ayer sólo la Federación de Educadores Bonaerenses (FEB) dio continuidad al paro, la incidencia volvió a ser muy importante y se postergó el inicio de clases en los establecimientos públicos de gestión oficial.
El reclamo se vio fortalecido porque afiliados al SUTEBA, que realizó la medida de fuerza únicamente el lunes, mantuvieron no obstante el cese de actividades, además de adherirse en menor medida docentes privados y quienes no se encuentran afiliados a ningún gremio.

En este contexto, la situación no evidenció grandes modificaciones respecto del lunes y la gran mayoría de los alumnos de Inicial y Primaria deberán aguardar hasta hoy para el inicio de las clases. En la Unión de Educadores (UETA), gremio de base de la FEB, indicaron a este diario que "el paro tuvo el apoyo del 95 por ciento de los afiliados y de un 90 por ciento de integrantes de otros gremios y de docentes no afiliados".

Por su parte, Ethel Gómez, referente del SUTEBA, admitió que pese a que la entidad dispuso realizar un paro el lunes, "algunos docentes al ver que la mayoría no concurría a trabajar, tampoco asistieron hoy (por ayer). También hay que tomar en consideración que muchos padres al desconocer qué materia se dictaría y cuál no, optaron por no enviar a los chicos". Al respecto, mencionó que "hubo docentes de nuestro sindicato que concurrieron a sus actividades y trabajaron pero sin alumnos. Es indudable, de todos modos, que el paro se ha notado".

Finalmente, Gómez expresó la necesidad que "el Frente Gremial Docente siga unido. Es un ámbito importantísimo para expresar nuestra postura y establecer un diálogo con las autoridades provinciales".

Comentá la nota