Paro docente: los padres se meten de lleno en el conflicto

Paro docente: los padres se meten de lleno en el conflicto
Los padres ahora cuestionan al sector que antes acompañaban. En Fiambalá piden que los sancionen. Y en Capayán tomaron una escuela
Si algo faltaba al conflicto que mantiene enfrentado a docentes con el Gobierno, a raíz del reclamo generalizado por un aumento de sueldos, era la voz de los padres de alumnos que, por las medidas de fuerza, llevan más de un mes perdido de clases. Esta semana, en distintos puntos de la provincia, comenzaron a hacerse oír y reclamaron la vuelta de maestros y profesores a las aulas. Además, ahora deslizan duros cuestionamientos al sector que antes acompañaban.

Una localidad en donde generaron acciones concretas fue Fiambalá, en Tinogasta. Durante una asamblea que reunió el jueves por la noche a padres de la localidad y de la zona norte de la jurisdicción, pidieron que se cambie la modalidad de la protesta, para evitar "que se pierda el año".

En una nota firmada por un numeroso grupo, los progenitores consideraron que, desde comienzo del año lectivo y hasta ayer, "nuestros hijos han tenido clases sólo veintiséis días, a consecuencia de las medidas de fuerza adoptadas por los docentes con las modalidades: sin asistencia a los lugares de trabajo, brazos caídos y quite de colaboración".

"Esta gravísima situación deja claramente en evidencia que los derechos garantizados de nuestros hijos en la Constitución, están siendo gravemente lesionados", agregaron.

En otro párrafo, ennumeraron ciertas "ventajas" que los docentes tendrían sobre otros empleados públicos, que no han realizado hasta ahora paro.

"Perciben los haberes en tiempo y forma, gozan de beneficios tales como zona, doble jornada, y licencias por todo motivo", manifestaron.

Los padres de Fiambalá pidieron al Gobierno que busque la manera de garantizar las clases, y en Palo Blanco dijeron que reunirían dinero para pagar a maestros.

Por Radio Ancasti, una de las madres que lidera el reclamo, Dra. Lara Sader, aseguró que si hasta el lunes próximo el Gobierno "no nos da una solución definitiva, cortaremos la ruta".

"Vamos a solicitar que los días no trabajados sean días no pagados. No se les debe pagar porque nuestros hijos no recibieron educación; que se cumpla con esto y no que primero se les descuente y después les devuelvan, porque es la única manera que van a dejar de tener a nuestros hijos de rehén", dijo.

Y agregó: "Acá en Fiambalá no tenemos colegios privados, hay hermosas escuelas estatales, muchos docentes, y niños que no saben nada. Nunca escuché a un docente preocuparse por la educación de los chicos, sólo piensan en ellos y en echarle la culpa al Gobierno".

Una postura similar asumieron padres de Belén, aunque hubo polémica por un petititorio que circuló (ver aparte).

En Capayán, en tanto, un grupo de padres de Colonia del Valle tomó pacíficamente una escuela de la localidad el jueves, para pedir la normalización de las clases. También allí hubo cuestionamientos a los docentes y a los gremios que los representan.

Comentá la nota