Ya hay paro docente en Río Negro; le seguiría Neuquén.

Es muy posible, en el actual contexto, que a la decisión de UNTER en Río Negro de comenzar el ciclo lectivo con un paro por tiempo indeterminado, le siga una decisión similar, el próximo sábado, en ATEN de Neuquén.
El paro por tiempo indeterminado –sin iniciar las clases al menos en lo que al gremio se refiere- decidido en Río Negro por la UNTER, es un antecedente directo de lo que puede pasar en Neuquén, habida cuenta que el plenario del sindicato docente neuquino ATEN se realizará el fin de semana sin que se haga antes la reunión que estaba prevista con el ministro Jorge Tobares.

Como ya informara este diario (ver nota aparte) el gobierno neuquino esgrimió como argumento para suspender la reunión prevista para este jueves con ATEN, el encuentro nacional al que acudirá Tobares, donde los ministros de Educación de las provincias opinarán sobre la paritaria docente nacional, es decir, el ajuste salarial que pretende CTERA como indicador mínimo para todo el país.

Con toda la preocupación que implica la posibilidad cierta de que las clases en las escuelas primarias de la región comiencen con conflicto con los maestros, lo cierto es que tanto el gobierno rionegrino de Miguel Saiz, como el neuquino de Jorge Sapag, tienen razones valederas para demorar y hasta congelar una recomposición salarial de los empleados estatales.

Los recursos provinciales han caído con toda certeza, aunque no haya una dimensión exacta todavía de esta caída. Ha caído la recaudación propia, ha caído la coparticipación federal de impuestos, y hasta los fondos prometidos eternamente desde Nación para hacer obras han caído, es decir, no se han concretado.

Por eso, no es osado suponer que a lo decidido por UNTER le siga un comportamiento similar de parte de ATEN. Muchos más después de la reunión que protagonizaron recientemente todos los sindicatos docentes de la Patagonia, en la que se comprometieron a conseguir una recomposición salarial en el primer trimestre del año.

Comentá la nota