El paro docente lleva tres semanas

El paro docente cumplió tres semanas, sin que aparezcan visos de solución en el corto plazo. Luego de la protesta de ayer en Viedma, el gremio mantendrá el corte en Chichinales y profundizará otras acciones junto a otros gremios estatales.
Luego de la manifestación provincial realizada ayer en Viedma, que terminó con incidentes entre estatales y la policía, el paro docente terminó de completar su tercer semana, sin que hasta ahora asome alguna solución al conflicto en el corto plazo.

La mediación planteada por los obispos rionegrinos fue tomada por ambas partes, aunque desde el gobierno se señaló que por lo pronto no hay posibilidades de ofrecer a los docentes ninguna propuesta de aumento salarial.

Así lo graficó días atrás el ministro de Educación, César Barbeito, cuando sostuvo que el diálogo con Unter puede avanzar, pero en otros temas. "Todo bárbaro, hasta que se habla de plata" dijo.

En el piquete de Chichinales se mantiene el corte con igual metodología a la implementada en los últimos días, y donde se vivieron momentos de tensión durante las últimas jornadas ante la movilización de efectivos policiales en las inmediaciones.

Al reclamo docente se sumaron otros, como el de los judiciales nucleados en Sitrajur, y los estatales nucleados en ATE. Desde este último gremio se anunció la convocatoria a un paro para el lunes, con una movilización al piquete de los docentes en Chichinales.

Tres semanas de inactividad en las escuelas, con números dispares según de donde se mire. Mientras la delegada del Ministerio de Educación en Roca sostuvo el jueves que había un 80 por ciento de docentes en las aulas, desde el gremio se habló de porcentajes opuestos. Alicia Arrue hizo declaraciones reja de por medio, cuando un vicedirector decidió estampar su descontento poniendo "la gotita" en el candado de ingreso a la delegación, dejando a la funcionaria y varios empleados encerrados por dos horas.

Este fue uno más de los incidentes ocurridos en la semana, que incluyó la movilización a diferentes organismos como las delegaciones de Rentas, en Bariloche y en Roca, el corte intermitente de otras rutas, y la movilización de ayer en Viedma.

Nada hace prever que el conflicto pueda llegar a tener una solución pronta, aun cuando la discusión pueda trasladarse a las oficinas de Rodhe al 400 de Roca. Allí tiene su sede el Obispado del Alto Valle, lugar ofrecido por la Iglesia para acercar a las partes. Como lo señalaron en un comunicado, será una gestión de buenos oficios desde lo espiritual, en una discusión signada por la carencia material de recursos estatales para hacer frente a cualquier aumento.

Comentá la nota