Un paro amenaza el transporte de nafta

Las empresas navieras advirtieron sobre el impacto de una huelga de los maquinistas.
Un conflicto gremial entre maquinistas de buques petroleros y compañías del sector amenaza con paralizar el transporte de hidrocarburos, según las empresas del sector naviero.

El sindicato que agrupa a los maquinistas de barcos petroleros reclama aumentar a partir de este mes sus francos compensatorios para tener un día por cada jornada trabajada, pero las firmas del sector rechazaron el pedido.

Entre las firmas afectadas figuran Petrobras, de capitales brasileños, y las argentinas Ultrapetrol, Antares y Horamar, entre otras.

De forma sorpresiva el gremio "rompió el acuerdo laboral alcanzado a fines del año pasado y presiona con paralizar la flota petrolera nacional", indicó en un comunicado de la Cámara Naviera Argentina y la Cámara Argentina de Empresas Navieras y Armadoras.

"Ellos amenazaron con iniciar una huelga si no atendemos a la demanda. Ayer [por el jueves], un grupo de empleados detuvo un buque de la empresa Horamar. Y, de continuar con estas medidas, pueden afectar la matriz energética", explicó un vocero de la Cámara Naviera Argentina.

Representantes de las compañías y de los trabajadores se reunirán pasado mañana en el Ministerio de Trabajo para intentar llegar a un acuerdo.

De todas formas, las cámaras empresarias advirtieron que "de accederse a cualquier cambio en las actuales condiciones de trabajo por parte de los empleadores, desencadenaría un efecto dominó en los demás gremios embarcados" que "elevaría el costo de operación".

"De no llegarse a un acuerdo, peligraría el abastecimiento de combustibles, tanto para las destilerías como para las usinas eléctricas y estaciones de servicio", añadió la nota de las cámaras.

Condiciones de trabajo

Los empresarios del rubro destacaron: "Los jefes de máquinas de buques petroleros mayores perciben salarios de alrededor de $ 20.000, mensuales, suma que se incrementa en caso de tareas adicionales que en realidad son normales en este tipo de embarcaciones, como por ejemplo limpieza de tanques de carga. Gozan además de un día de franco por cada día trabajado, más sus vacaciones anuales y, en caso de no disponer embarque inmediato por encontrarse el buque navegando, cobran sus salarios sin estar a bordo".

Además, advirtieron que de aceptar las exigencias, "se elevaría el costo de operación de un buque de bandera argentina a un valor que deja fuera de competencia a las flotas nacionales y encarecerían los costos del tráfico de cabotaje y, por ende, de los productos de consumo nacional".

"Es inentendible para las autoridades y empresarios navieros que uno de los sectores asalariados mejor pago del país y con pleno empleo pueda provocar un colapso energético en un momento de alta demanda", agregaron.

Comentá la nota