El paro del agro empezó con fuertes críticas al Gobierno

El paro del agro empezó con fuertes críticas al Gobierno
Ante unas 4000 personas, la Comisión de Enlace descalificó las últimas medidas del Gobierno y lo acusó de matar la economía nacional; el ministro Randazzo respondió que fue un acto proselitista
LEONES, Córdoba.- En un acto que tuvo fuertes críticas al Gobierno y una concurrencia menor de la esperada, el campo comenzó ayer el sexto paro contra la política agropecuaria de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Como sucedió en 2008, durante el prolongado conflicto por las retenciones móviles, diversos grupos de productores se concentraron a la vera de las rutas en Santa Fe y en Buenos Aires. En algunos casos detuvieron el paso de camiones que cargaban granos o hacienda y provocaron trastornos en el tránsito.

"No somos parte de una conspiración ni de ningún golpe. Es inaceptable que en nuestro país se mueran 23 pibes por día por desnutrición y que haya 13 millones de pobres, y que la gran solución sean los anuncios de ventas de calefones y cocinas que se hacen en Olivos", dijo el presidente de la Federación Agraria, Eduardo Buzzi, en esta ciudad cordobesa.

El tono se mantuvo cuando hablaron los restantes líderes rurales. Hugo Biolcati (Sociedad Rural) dijo que "la política [agropecuaria] está matando la economía nacional". Biolcati fue aplaudido a pesar de sus reuniones con el ministro de Planificación, Julio De Vido. Mario Llambías (CRA) felicitó a los cuatro senadores que dejaron el bloque kirchnerista de la Cámara alta entre el martes y ayer. "Se jugaron por sus provincias", opinó.

Las críticas motivaron la respuesta del ministro del Interior, Florencio Randazzo. "Se pareció más a un acto de campaña electoral que a un acto que pretenda defender los intereses del campo", sostuvo.

La concentración de Leones reunió a unos 4000 productores de diversos puntos del país. A comienzos de esta semana se estimaba una concurrencia de 8000 personas.

El paro, que comenzó ayer a las 12 y terminará el martes, consistió en el cese de comercialización de granos y hacienda. El impacto más importante se reflejó en las bolsas de cereales y comercio de Buenos Aires y Rosario, respectivamente, donde no hubo operaciones.

En el Mercado de Hacienda de Liniers las ventas fueron normales ya que se concentraron en las horas previas a la medida de fuerza.

En un tono también político, el presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Mario Llambías, expresó: "Queremos más federalismo, más coparticipación y por eso nos alegra que algunos legisladores se hayan jugado por sus provincias y otra vez vuelvan al origen, que es el pueblo. Por los que lo hicieron antes, los que lo hacen ahora".

Durante el acto, la concurrencia festejó con aplausos y gritos el anuncio de la renuncia de los senadores salteños Juan Carlos Romero y Sonia Escudero al bloque del PJ-Frente para la Victoria. La decisión de los legisladores por Salta se suma a la renuncia de Carlos Reutemann y Roxana Latorre, la semana pasada, al bloque oficialista en el Senado.

La convocatoria fue acompañada por parte de la oposición política nacional. En una fila de sillas tomaron asiento Rubén Giustiniani, presidente del Partido Socialista; Adrián Pérez, de la Coalición Cívica; los cordobeses Luis Juez (Frente Cívico) y Mario Negri (UCR), y el jefe de la bancada justicialista en la Legislatura cordobesa, Daniel Passerini.

Este llegó con un pedido del gobierno provincial: que se ocupara de difundir el apoyo del gobernador Juan Schiaretti al campo. Lo hizo, pero mucho más tibiamente de lo que le habían reclamado.

Carta de confianza

De los cánticos de la concurrencia se desprende que se otorgó a la Comisión de Enlace una carta de confianza para sentarse a dialogar con la ministra de la Producción, Débora Giorgi, el martes próximo.

También fue ostensible el sentimiento de rechazo hacia las políticas oficiales. El presidente de la Comisión Intercooperativa Agropecuaria (Coninagro), Carlos Garetto, le respondió a la Presidenta: "No somos egoístas ni antisolidarios". Para Garetto, el campo es, en cambio, "el motor de la economía". La Presidenta había acusado a los ruralistas de pensar sólo en el negocio agropecuario cuando había miles de argentinos sumidos en la pobreza.

Sobre la Presidenta, Garetto dijo que "si abriera un poco los oídos y los ojos y cerrara más la boca, nos iría mucho mejor". No obstante, pidió el regreso al diálogo y al consenso. Si no, vaticinó, el conflicto estará "a la vuelta de la esquina".

Por su parte, Biolcati, que fue aplaudido a pesar de las reuniones secretas que mantuvo con el ministro de Planificación, Julio De Vido, dijo que los ruralistas no aceptarán "condicionamientos ni exclusión de temas [retenciones]". Una rotunda ovación avaló esa puntualización.

En el tramo más duro de su discurso, Biolcati sostuvo que "muchos políticos parecen no recordar algunos Mandamientos. No levantar falso testimonio ni mentir, no codiciar los bienes ajenos, no robar y no matar, porque esta política está matando a la economía nacional y no podemos seguir tolerándolo". Fue uno de los tramos más duros de su discurso.

En ese contexto, el presidente de La Rural invitó a los dirigentes agrarios a participar en la actividad pública: "Debemos ocupar espacios en la política y no dejarlos en manos de los marginales".

Buzzi, finalmente, pidió terminar con "los superpoderes, la discrecionalidad y la arrogancia". En uno de los tramos más severos, sostuvo que se "necesitan retenciones para transferir recursos a los amigos del Gobierno". Mencionó al empresario del juego Cristóbal López y a Julio De Vido, entre otros.

Los otros actos

La explosión: Capital

El 16 de julio, un día antes del voto "no positivo" de Julio Cobos, 237.000 personas mostraron su rechazo a las retenciones móviles en el Monumento de los Españoles, en Palermo. Llegaron desde el conurbano y muchas provincias del interior del país.

El debut: Rosario

El 25 de mayo del año pasado se realizó un multitudinario acto en el Monumento a la Bandera. Cerca de 200.000 personas se acercaron desde todo el país para apoyar al campo. Las banderas argentinas colmaron la ciudad santafecina.

Comentá la nota