Las paritarias ya generan cruces entre empresarios y sindicatos

Los trabajadores creen que es imprescindible acordar un aumento que les permita recuperar poder adquisitivo y fomentar el consumo. Las patronales consideran que lo esencial es conservar el empleo.
Aunque tengan una fecha formal, las paritarias por actualizaciones salariales generan contrapuntos mucho antes de la bandera de largada.

Tal como los años anteriores, en 2009 los dimes y diretes comenzaron varias semanas antes que caigan los acuerdos firmados en 2008.

Desde Capital Federal, sede del poder y por tanto de las decisiones centrales, los industriales insisten en que no es momento para otorgar aumentos de sueldos a los trabajadores, sino de cuidar las fuentes laborales.

Semanalmente, la CGT remarca que las negociaciones colectivas no deberán tener techo ni piso, pese a que varios capitostes ya expresaron su voluntad por un índice cercano al 20%.

Atados a lo que se decida a nivel nacional, los empresarios y sindicalistas riocuartenses también toman partido en la disputa.

“Motorizar la economía”

El primer gremio que solicitará la reapertura de las paritarias es el de los empleados de comercio. Según informa el secretario general de AGEC Río Cuarto, José Luis Oberto, la semana venidera la conducción nacional denunciará el acuerdo vigente ante el Ministerio de Trabajo.

Tal anticipación corresponde a una necesidad de alcanzar pronto un acuerdo. Un acuerdo que satisfaga las necesidades de los trabajadores.

“No tenemos un porcentaje preciso, pero sí la certeza de que para salir de la crisis hay que fortalecer el consumo interno. Con los mercados internacionales cerrados, hay que aumentar los salarios para motorizar la economía”, afirma Oberto.

“La situación es difícil, pero no podemos engañarnos con que sólo se puede mantener los empleos. Si no aumentan los sueldos, el mercado se congela y la crisis será peor.

Además hay muchos sectores que realmente pueden afrontarlo, porque en estos años han tenido grandes ganancias”, concluye.

Quien sí arriesga una cifra es Obdulio Arriegui, titular de la UOM local. Aunque remarca que es prematuro hablar de cifras exactas, considera que la base de la discusión no puede ser inferior al índice de inflación de 2008. “Si hoy fuésemos a discutir salarios, no podríamos bajar de un 20% de aumento. Además, eso es lo que se dice en Buenos Aires”, expresa.

Otro sindicato que aún no ha avanzado en el análisis de sus requerimientos es el de la sanidad (ATSA). No obstante, la titular de la seccional Río Cuarto, Cristina Fernández, adelanta que volverán a la carga por un plus salarial. “Queremos una cifra no inferior a los $500, y remunerativa. Vemos que hay un parate muy grande, pero no podemos permitir que a las crisis las tengan que soportar siempre los trabajadores”, sentencia.

En similar tono, aunque remarca que no se debe hacer futurología, la conducción de la CGT local dice que la reapertura de las paritarias se hará con dos premisas básicas: recuperar el poder adquisitivo perdido y mantener las fuentes de trabajo.

“Quizás en esta oportunidad, debido a las actuales circunstancias, no se avance en recuperar algunas condiciones laborales ni se pretenda mejorar los salarios como en otras ocasiones ha ocurrido, aunque esto también dependerá de cada actividad, porque hoy la situación no es igual para todos los sectores. Precisamente en este marco creemos que podrán acordarse situaciones particulares, según la realidad de cada rama”, expresó la CGT en un escrito enviado a este medio.

“Tiene que primar la cautela”

Del otro lado del escritorio, los titulares de las cámaras empresarias e industriales locales repiten un llamado a la prudencia ante las negociaciones que se abrirán en pocas semanas.

“Estamos en un momento muy complicado. No tenemos un horizonte claro, no podemos planificar siquiera lo que haremos en febrero”, afirma Sergio Garnero, titular de la Unión Industrial del Sur de Córdoba (UISCO).

Pese a ese encuadre, confía en que las partes llegarán a una solución consensuada.

En el caso de Río Cuarto, las dimensiones del mercado pueden favorecer ese diálogo.

Nosotros entendemos la necesidad de aumentos, porque sus salarios se han ido licuando. Pero en este momento nuestro sector no puede aceptar alegremente un gran aumento. Hay firmas que apenas pueden mantener jornadas de 8 horas de trabajo y otras a las que se les hace difícil mantener el personal”, explica.

Por ello, en definitiva, considera atinado el índice de referencia del 9% que ha planteado la Unión Industrial Argentina.

Desde el Centro Empresarial e Industrial de Río Cuarto, Javier Damiano, ratifica que de las paritarias, se debe hablar recién en marzo. “En esto tiene que primar la cautela. Si opinamos antes nos prestamos para la politización del tema”, sostiene.

Con la misma firmeza, asevera que más que definir una cifra, lo perentorio es conservar las fuentes de empleo. “Remarco la necesidad de prudencia. Primero tenemos que defender el empleo... Si se pierde, ¿de qué aumento vamos a hablar?

Los empresarios hoy luchan por mantener los puestos de trabajo, muchas veces con tareas improductivas”, analiza.

Luis Zegarra

Miradas opuestas

“No es el momento para hablar de un porcentaje de aumentos. Lo más importante es preservar las fuentes de empleo”.

“Es engañoso hablar sólo de mantener el trabajo. Hay que fomentar el consumo. Si no hay consumo, la crisis empeorará”.

Comentá la nota