Una paritaria con suspenso

Hoy continuará el tire y afloje entre el Frente Gremial y el gobierno de Daniel Scioli. Ayer no hubo acuerdo. Los sindicatos esperan un aumento equivalente al de la Nación, que elevó el piso en 200 pesos, más un plus de 55 pesos mensuales a partir de julio.
La buena sintonía que hubo en la paritaria nacional docente no parece haberse trasladado automáticamente a la provincia de Buenos Aires. En una extensa reunión en la cartera de Trabajo provincial, la negociación quedó en un cuarto intermedio hasta las 11 de hoy, “para acercar posiciones”. “Estamos esperando una propuesta concreta porque todavía no la hubo”, afirmó Roberto Baradel, secretario general de Suteba. En Río Negro los docentes realizan un paro por tiempo indeterminado y mantienen cortada la ruta 22, mientras que en otras provincias también puede verse afectado el inicio de las clases.

Aunque la cautela es el principal actor de la negociación, la paritaria docente bonaerense comenzó con distancia entre la posición gremial y la del gobierno. “Pedimos al gobierno provincial que respete las pautas nacionales acordadas. En la reunión técnica se dio una discusión compleja en la que la posición oficial está lejos del marco de la paritaria nacional”, aseguró a Página/12 Baradel. “No hubo propuesta de parte del gobierno”, agregó el dirigente gremial, y por ello la mesa de negociación pasó a un cuarto intermedio hasta hoy, cuando volverán a sentarse a discutir cuál será el salario docente e indicó que además del aumento del salario inicial buscan la “recomposición de la escala salarial incorporando sumas al básico”.

En las filas del gobierno de Daniel Scioli la expectativa era un poco más optimista sobre el andar de la negociación. El director de Escuelas, Mario Oporto, afirmó que “los padres deben preparar a sus hijos para llevarlos el lunes a clase y no tener incertidumbre por la negociación colectiva”. Sentenció además que “el ciclo lectivo comenzará el 2 de marzo” y agregó que “lo acordado ayer (por el lunes) entre gremios y Nación nos permite ser optimistas, pero en un marco económico dificultoso”. El preacuerdo al que llegaron los gremios y el Estado nacional implica un aumento de doscientos pesos para el cargo inicial, que lo llevaría a 1490 pesos, si se aplicara a los bonaerenses lo elevaría a 1650 pesos.

En Santa Fe el resultado de la negociación siguió el mismo camino que en Buenos Aires. Las reuniones paritarias comenzaron en Santa Fe y los sindicatos encontraron “insuficiente la propuesta del gobierno” del socialista Hermes Binner, que ofreció aumentar en un 10 por ciento el salario inicial. Fuentes gremiales indicaron que el ofrecimiento “no es el esperado”, pero remarcaron que “todavía se sigue negociando y es pronto para hacer evaluaciones definitivas”. Por otro lado, en otros distritos provinciales el horizonte próximo aparece conflictivo. En Río Negro los educadores que tienen el salario básico más bajo del país (440 pesos) continúan con una huelga por tiempo indeterminado, en la que hoy se cumplirá el tercer día, impidiendo el inicio de las clases que estaban programadas para el lunes pasado. Los docentes también mantienen cortada la ruta nacional 22 a la altura de la localidad de Chinchinales, primero de forma parcial y a partir de ayer definitivamente, a la espera del llamado del gobierno para intentar destrabar la situación.

En Catamarca la situación no ha mejorado y los trabajadores de la educación, que ya cumplieron seis jornadas de huelga, iniciaron un nuevo paro de 72 horas sin asistencia a los lugares de trabajo. En Santiago del Estero los sindicatos ya convocaron a una medida de fuerza de 48 horas para el lunes, cuando tendría que comenzar el ciclo lectivo, y en Corrientes los gremios docentes definen hoy la posibilidad de no iniciar las clases, en reclamo de mejoras salariales.

Comentá la nota