Paridad de fuerzas que restablecerá el debate

Las elecciones del domingo podrían configurar un panorama complicado para el bruerismo en el recinto, que perdería cinco de sus doce integrantes, y podría quedar en minoría. En tanto, la Coalición Cívica y Unión-Pro crecerían en cantidad de bancas
Las elecciones del domingo podrían configurar un panorama complicado para el bruerismo en el recinto, que perdería cinco de sus doce integrantes, y podría quedar en minoría. En tanto, la Coalición Cívica y Unión-Pro crecerían en cantidad de bancas

Las elecciones de este domingo significarán una nueva reestructuración en el Concejo Deliberante. La renovación de 12 de las 24 bancas se traducirá en una realineación de las fuerzas que promete traer cambios en la conformación política de cara a los debates parlamentarios.

De los doce concejales que se irán del Concejo, cinco pertenecen al Frente Renovador Platense: Teresa Razzari, Silvana Soria, Alberto Maya, Susana Gordillo y Gabriel Céspedes. Otros dos que se van son Oscar Negrelli y María José Garófoli, del bloque Coalición Cívica. También renueva su banca José Ramón Arteaga, integrante del peronismo disidente. En tanto, el peronista disidente Gonzalo Atanasof pegará el salto a la Cámara de Diputados bonaerense, mientras que a Justo Arauz también se le vence el mandato. Lo mismo ocurre con Javier Scaramutti, que rompió con ese bloque hace un mes y formó uno unipersonal. Quien también deberá dejar su banca es Oscar Vaudagna, del bloque Encuentro Fundacional.

¿Cómo quedará parado el arco opositor y el actual oficialismo con los resultados del domingo?

En 2007, el Partido Progreso Social (Frente Renovador) de Pablo Bruera obtuvo un porcentaje que le permitió ingresar cinco bancas. Entretejiendo alianzas con antiguos alakistas y de otros partidos logró obtener trece concejales afines para gobernar con mayoría casi "automática". En estas legislativas, sin embargo, el panorama podría complicársele, ya que el oficialismo está en condiciones de perder entre una o dos de las cinco bancas que renueva. Así, su mayoría quedaría debilitada para dar luz verde a sus propuestas con la facilidad y el escaso debate que caracterizó a su primer año y medio de gestión.

Lo seguro es que Teresa Razzari renovará su lugar, pudiendo pasar a ser presidenta del Deliberante en lugar de Javier Pacharotti, pero eso no imprimirá cambios significativos.

El bruerismo, así, deberá aceitar más aún su cooptación de ediles de otros colores políticos, de modo de salir airoso de las discusiones del Concejo. Y no será tarea sencilla, a merced de que se irán dos de sus últimos aliados nucleados en bloques unipersonales: Vaudagna y Scaramutti.

Las fuerzas de la oposición tienen esperanzas de que los escaños les otorguen más protagonismo, equilibrando de esta manera la balanza entre oficialismo y oposición.

Así, por el lado de Unión-Pro se pone mucho en juego. Este bloque renovará toda su conformación, aunque se estima que obtenga entre tres y cuatro lugares en el Concejo. Su conformación no sufriría grandes variaciones en el recinto, aunque al sumar un integrante más podrá tener más peso en las votaciones. Es un hecho que José Ramón Arteaga renovará el lugar que ocupa desde el año 2000.

En la Coalición Cívica se sumarían también tres o cuatro bancas. De esta manera, el bloque podría quedar conformado por cinco ediles, formación que significaría un avance dentro del deliberativo. Además, sería la vuelta al Concejo de la UCR, ya que por el acuerdo Cívico y Social ingresaría Guillermo Duva.

No se descarta que el partido Nuevo Encuentro, que ya tuvo su primer concejal antes de las elecciones con el pase de Daniel Caferra de la Coalición Cívica hacia las filas de Sabatella, obtenga más presencia en el deliberativo sumando otra banca.

Comentá la nota