Paredes Urquiza presentará un proyecto de reforma constitucional

El diputado nacional Alberto Paredes Urquiza anticipó que presentará en la Cámara de Diputados un proyecto de ley de reforma de la Constitución Nacional.
En el proyecto de ley de declaración de necesidad de la reforma constitucional, Paredes Urquiza propone modificar los Artículos 54, 55 y 56, referidos al Senado de la Nación; modificar el inciso 7 del Artículo 99 que se refiere a la facultad del Presidente de la Nación de designar y remover al Jefe de Gabinete de ministros; y modificar los Artículos 100 y 101, sobre atribuciones, obligaciones y voto de censura al Jefe de Gabinete de ministros.

El proyecto también contempla la modificación de la elección del Presidente y Vicepresidente de la Nación.

En este punto Paredes Urquiza propone “una nueva reforma de la carta magna, referida a la forma de elección del Presidente y Vicepresidente de la Nación, y de los miembros del Senado. Básicamente, se trata de la reincorporación del sistema que fuera modificado por la Convención de 1994, en ambos estamentos, y con algunas modificaciones”. Es porque advierte que “la sistemática que actualmente se usa para la elección de la máxima autoridad nacional, torna a muchas provincias irrelevantes en el contexto electoral”.

“Esta falta de peso electoral y por ende político, tiene numerosas y nefastas consecuencias para las mismas. En lugar de ello, la existencia de un Colegio electoral con una cantidad de miembros similar a la que cada distrito electoral (Provincia) envía al Congreso de la Nación, y perteneciendo todos a la lista ganadora, otorga a cada Provincia (y más aún, a un conjunto de ellas reunidas en región o con similitudes de problemáticas) una notoria incidencia en la elección de la fórmula presidencial, con todas las implicancias que en cuanto a acuerdos políticos y compromisos reales se derivan de este nuevo marco institucional”, explica el legislador.

Senado

Para el caso del Senado, el diputado dice que “la nueva conformación dejo de lado la originaria concepción de la Cámara Alta como la representante de los Estados que componen la Nación, para pasar a integrar un Congreso de mera doble instancia, pero igualitaria instancia, en donde prevalece altamente el interés partidario antes que el institucional de la Provincia que se pretende representar”. Sostiene que “al no tener ya vínculo político-institucional alguno con los gobiernos locales, los senadores se sienten libres de determinar su parecer, aún en contra de los intereses de los gobiernos que otros representaban”. “Este manifiesto dislate en la estructura institucional del país, provocado por la elección directa de los miembros de la Cámara Alta, debe corregirse”, opinó.

Jefe de Gabinete

Sobre la figura, de reciente aparición, del Jefe de Gabinete de ministros, Paredes Urquiza argumenta que “cuando se abrochó aquel acuerdo para la reforma anterior, se anunció a esta figura como una atenuación del poder presidencial, un absurdo del que participaron (y jamás se rectificaron) conspicuos doctrinarios y analistas, que no advierten que el cambio sólo significó menos trabajo, pero no menos poder, para el titular del Ejecutivo”.

Y por eso propone “que el Jefe de Gabinete sea designado, a propuesta del Presidente, con acuerdo del Senado, requiriendo del cuerpo una mayoría especial; y que la remoción, además del voto de censura como ya está previsto en el actual artículo 101, pueda motorizarla el Senado con el voto unánime de al menos un tercio de las Provincias que lo componen”.

Comentá la nota