Parece un entrenamiento, pero es una pelea de fondo La Tercera contra la Primera

Balestrini le disparó munición guesa a Sergio Massa, lo acusó de parecerse a los enemigos del gobierno.
La lógica de este enfrentamiento entre pesos pesado parte de que el matancero, vicegobernador de la provincia, espera ser el candidato a gobernador del PJ, pero está atado a la suerte del Kirchnerismo, y a los votos cautivos del PJ, mientras el hiperactivo intendente de Tigre se va conformando como el líder de lo que comienza a llamarse el "post-Kirchnerismo". El joven funcionario parece ir convirtiéndose en el líder de un grupo de intendentes que no quieren quedar sujetos a la suerte del gobierno, y además no está esclavo de lo que decida el Justicialismo, ya que tiene buenos contactos con el vecinalismo provincial, en dura puja con Gustavo Posse, pero diferenciados porque el "Cholito" hoy es Cobos, y si bien en el Massismo no ven con malos ojos una posible presidencia del mendocino, tampoco están tan mal con el oficialismo, y como es costumbre entre los caciques del conurbano, esperarán a ver como mide cada uno, si Kirchner lleva las de ganar, irán con él, si no mide lo abandonarán, y si la cosa está pareja, pondrán huevos en diferentes canastas, aunque la Peforma Política los obligará a definierse más temprano que tarde.

La Tercera es uniforme y tiene un liderazgo único, que es el vicegobernador, a quien hoy apoyan varios jefes de la Primera, como Curto, Amieiro, Ishii y algún otro, pero Cariglino, Descalzo, Othacehé, no se sumaron a las críticas del poderoso mandamás de la Tercera, que opinó que el de Tigre se parece a los enemigos del gobierno, mientras el de Tres de Febrero recordó que las municipalidades nunca recibieron tantos aportes del gobierno central como durante los mandatos K.

Pero Kirchner, que de esto sabe bastante, tiene conciencia de que Massa como candidato le aporta una base electoral mucho más amplia que la exclusivamente Justicialista, y como para volver a ganar debe reconquistar el amor de los sectores medios, el tigrense es el candidato ideal, ya que suma por derecha y por izquierda, aunque se sabe que el peronismo es verticalista y formará fila detrás del candidato elegido, y existen fuertes compromisos de Kirchner con Balestrini, la tercera es la única sección electoral provincial donde el FPV ganó en las legislativas de junio.

Massa puede mostrar una gestión muy dinámica en Tigre, mientras Balestrini forma parte de un gobierno provincial que no logra hacer pié casi en ningún área gubernamental, y en algunas francamente hace agua. El peronismo bonaerense muestra un abanico tan grande de sectores que parece difícil ponerlos a todos en fila, pero al final terminan siempre alineándose tras el que mide mejor, y hoy ese es claramente el intendente de Tigre.

Comentá la nota