El parate ya golpea al sector turístico

Por la baja en la actividad, empresarios solicitaron continuar con la reducción de la jornada laboral
La paralización de la actividad económica por el receso administrativo que dispuso el Gobierno provincial para evitar el riesgo de contagio de la Gripe A ya golpea a distintos sectores, pero el más afectado es el turístico . La disminución en la afluencia de visitantes que llegaron a la Provincia y la suspensión de la Fiesta Nacional del Poncho afectó a los hoteles y a la gastronomía. Pero también bajaron las ventas en los comercios ya que por la parálisis en la administración pública y el largo receso escolar disminuyó el consumo. Es el caso de pequeños comercios, bares y casas de comidas, según confirmaron desde la Dirección de Inspección Laboral.

La caída de las fuentes laborales del sector privado es una de las consecuencias directas que dejará la suspensión de todas las actividades que comenzó el pasado 6 de julio cuando la Provincia adhirió al receso administrativo y que luego prorrogó hasta el viernes 24.

Así lo confirmó el director de Inspección Laboral Eduardo Tapia .El organismo mantiene una guardia mínima para recibir planteos vinculados a la desvinculación laboral o por acuerdos de pagos. "El mayor impacto que ha generado la retracción económica ha sido en la parte hotelera y gastronómica", dijo. "También algunos otros sectores tuvieron efectos colaterales como el comercio", agregó.

Aunque el funcionario no contaba con estadísticas de este último mes, Tapia confirmó que recibió planteos en los que solicitaban la extensión de la reducción de la jornada laboral lo que confirma la profundización de la crisis que ya arrastraba el sector antes de la Gripe A. "En los acuerdos que se hicieron entre empresas y entidades sindicales se esperaba la reactivación para las vacaciones de invierno, por eso se suponía que la situación se normalizaría a partir de las vacaciones, nadie imaginaba lo de la pandemia y obviamente agravó el cuadro de situación por lo que en algunos casos hubo que continuar con la reducción de jornadas porque hay una retracción total en el rubro", aseveró.

La reducción de la jornada laboral significa una disminución del sueldo del empleado ya que se trabaja menos de 8 horas y se abona una remuneración menor a la acordada.

También estimó que al finalizar el receso se encontrarán con un cúmulo de planteos provenientes del comercio."Previo al receso administrativo ya había planteos por la reducción de jornada laboral debido a la caída de ventas como consecuencia de la crisis . Pero además a nivel nacional hubo incrementos salariales, retroactivos a junio que complican el panorama", relató Tapia al indicar que con la disminución de las ventas es difícil otorgar el incremento salarial que se acordó a nivel nacional.

Comentá la nota