SE PARARON LAS OBRAS POR FALTA DE PAGO

La empresa “Metalcamp S.A.” decidió detener la construcción del nuevo edificio de la Escuela Especial Nº 501 porque la Dirección General de Cultura y Educación bonaerense adeuda cinco certificaciones de obra.
De acuerdo a lo expresado por integrantes de la Asociación Cooperadora de la escuela, todas las obras se detuvieron y la empresa procedió a retirar el personal, dejando solamente a dos serenos que cuidan las instalaciones por la noche.

“Hace tres meses que la Provincia no efectúa los pagos correspondientes”, se quejaron desde la cooperadora.

A raíz de esto, los consejeros escolares locales se movilizaron para tratar de acelerar los pagos y hasta los mismos integrantes de la cooperadora llamaron varias veces a la Dirección General de Escuelas para tratar de obtener respuestas.

Lo único que consiguieron fue la promesa de que “los pagos ya están por salir” pero, finalmente, no salieron y la empresa decidió marcharse.

Actualmente, el nuevo edificio de la escuela se encuentra en un 80 % de avance de obra y los albañiles se encontraban realizando las terminaciones y los últimos revoques de las paredes internas.

El costo aproximado es de 1.323.000 pesos y el nuevo edificio contará con dos plantas, una baja con aulas, SUM y cocina, y otra planta alta, en donde se ubicarán todos los gabinetes.

Promesas, nada más

Hace cinco meses, la Dirección General de Cultura y Educación firmó un “Acta Acuerdo” con la empresa constructora “Metalcamp” por la cual se comprometía a concluir las obras el próximo 30 de noviembre.

Según este documento, iba a terminarse la construcción a finales de este mes y, luego, se reacondicionarían las instalaciones para que toda la comunidad educativa comience el próximo ciclo lectivo en su nuevo edificio, ubicado en Marimón y Valentín Alsina.

A nueve días del 30 de noviembre, el organismo estatal de la provincia adeuda tres meses, es más, en aquel documento firmado hasta propuso realizar un pago general para que la empresa pueda terminar la obra, una especie de “adelanto de obra” para acelerar los trabajos de construcción que tampoco se pagó.

A raíz de todo esto, la Asociación Cooperadora teme que la empresa se retire totalmente del proyecto y que las obras se paralicen.

De ser así, la adjudicación quedaría “sin efecto” y se tendría que volver a licitar la obra y, de acuerdo a los tiempos que manejan desde la provincia de Buenos Aires, quizás tarden, como mínimo, 6 meses.

“Nos habían prometido que empezábamos el ciclo lectivo 2009 en el nuevo edificio pero se ve que todavía estamos lejos de ese sueño”, concluyó una integrante de la Asociación Cooperadora de la Escuela Especial Nº 501.

Comentá la nota