Paraná Metal pidió su concurso y peligran las fuentes de trabajo

Villa Constitución. — La autopartista Paraná Metal (ex Metcon) pidió su propio concurso preventivo de acreedores ante los Tribunales de Rosario porque, aseguran, no pueden hacer frente a sus compromisos a partir de una caída en las ventas. Desde anteayer los bancos devuelven los cheques que la empresa entregó a sus proveedores, lo que generó un efecto dominó de imprevisibles consecuencias.
Además, formalizó ante la Secretaría de Trabajo de la provincia un pedido de procedimiento preventivo de crisis (PPC), con la intención de convertir las vacaciones del personal en suspensiones laborales, lo que fue rechazado por los trabajadores durante una asamblea que se realizó ayer en las puertas de la planta.

Según fuentes gremiales, el directorio de Paraná Metal comunicó a la comisión interna que no podrá pagar la quincena que se avecina, y tampoco vacaciones ni aguinaldo. En el marco de la PPC, las partes se reúnen el lunes en Rosario. Los obreros no descartan medidas de fuerza desde el martes.

"El directorio argumenta una estrepitosa caída en las ventas. Nos detallaron que durante el trimestre noviembre-enero pensaban producir 9.600 toneladas y sólo saldrán 4.500", contó Leandro Del Grecco, de la comisión interna.

En su planta villense, Paraná Metal —que ocupa a unos 1.200 trabajadores, entre efectivos y contratados— fabrica piezas de fundición para terminales automotrices, y el 95 por ciento de su producción está destinada al mercado externo.

La empresa acarrea problemas por su falta de competitividad a partir de la ausencia de inversiones en sus líneas de producción. Durante casi un año, la Nación subsidió parte de los sueldos. Recientemente, el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, estuvo en la planta, y el martes pasado lo hizo ministro de Trabajo, Carlos Tomada.

"Tomada se fue muy enojado de la reunión con el directorio. El gobierno no es boludo y no va a seguir poniendo plata en un barril sin fondo. Ya le dieron 7 millones y todos nos preguntamos dónde están", disparó el secretario adjunto de la UOM local, Juan Actis.

Durante la asamblea no fueron pocos los que exigieron que "se vayan los del directorio, que son todos unos ladrones y se llevan la plata que les da el gobierno".

En el marco del PPC las partes se verán el lunes a las 10 en la Secretaría de Trabajo de Rosario. "Nosotros rechazamos se pedido de crisis. Lo que aducen no es real, y piden lo inaceptable", adelantó Grecco.

"Quieren hacer una reorganización salarial, movimientos operativos y nuevo convenio, y eso no lo vamos a permitir —añadió el delegado—. También pidieron que las vacaciones se conviertan en suspensiones por 30 días, y nos adelantaron que no pueden pagar la quincena, aguinaldo ni vacaciones".

La multitudinaria asamblea de ayer sobre la ruta 21 decidió esperar los resultados de la reunión del lunes, y luego obrar en consecuencia. "Si es preciso tomaremos la fábrica", aseguró uno de los obreros. La comisión interna denunció que los materiales "sólo alcanzan para producir hasta el lunes o martes".

Uno de los primeros efectos de la presentación del concurso se sintió en la ciudad anteayer, cuando gran cantidad de cheques entregados por la empresa a sus proveedores fueron devueltos por falta de fondos.

"Esto afecta a pequeños talleres y transportistas, que ahora tampoco podrán hacer frente a sus obligaciones. Esta mañana (por ayer) dos talleres estuvieron consultando para pedir un PPC", adelantaron fuentes de la delegación local de la Secretaría de Trabajo.

Comentá la nota