Paraná Metal paralizó su planta y suspendió a todos sus operarios

Villa Constitución. — La autopartista Paraná Metal —que la semana pasada pidió su propio concurso de acreedores— comunicó ayer a directivos de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) que desde hoy paralizará su planta fabril y suspenderá a todos los operarios, en principio sin goce de haberes, según adelantaron ayer integrantes del sindicato.
La drástica medida fue adoptada tras una reunión que gremialistas y empresarios mantuvieron en la delegación Rosario de la Secretaría de Trabajo, donde la empresa pidió un procedimiento preventivo de crisis (PPC). La situación afecta a 794 empleados de planta permanente y a unos 400 que se desempeñan en empresas contratistas.

"Saltaremos el tejido".Una junta de delegados de la UOM decidió comenzar anoche mismo con la realización de asambleas informativas por turno en el interior de la fábrica, y adelantaron que los operarios no abandonarán sus puestos de trabajo. "Si nos cierran las puertas y no podemos entrar por los molinetes, saltaremos el tejido, pero los puestos no los vamos a abandonar", afirmaron, al tiempo que anunciaron la realización de una multitudinaria marcha hasta el centro de la ciudad para el próximo viernes, a las 10.

"Fuimos a la audiencia en la espera de una solución, pero argumentan que la situación financiera se les vino abajo en los últimos días, y dicen que no pueden tener la planta en marcha, y mañana (por hoy) la paran ellos mismos", explicó Leandro Del Grecco, de la directiva de la UOM. "Además, como están en convocatoria de acreedores, no tienen insumos ni recursos para adquirirlos, y hasta después del 15 de enero no deben entregarle producción a Ford. Plantearon que hasta esa fecha repartamos los recursos que hay", prosiguió. En ese contexto, Del Grecco adelantó que "desde mañana (por hoy) estarían sacando al personal en carácter de suspendido sin goce de sueldo".

Muchas horas. La drástica medida sobrevino tras una reunión que las partes tuvieron por más de tres horas en la Secretaría de Trabajo, en la que participaron el subsecretario de Trabajo, Luis Ortega; el director de Relaciones Laborales, Mario Gaggioli; asesores letrados de Paraná Metal y gremialistas de UOM Villa Constitución y Assimra.

En el pedido de PPC, la empresa planteó la necesidad de una reorganización salarial, disponer movimientos operativos para trabajar con la mitad de personal y discutir un nuevo convenio. Estos puntos fueron rechazados de plano por los obreros, y las partes acordaron volver a reunirse esta mañana en el mismo ámbito oficial.

"Ellos (por los empresarios) esperaban un salvataje del gobierno nacional, tras las visitas del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno y del ministro de Trabajo, Carlos Tomada, pero como no llegó nada se precipitaron los hechos", subrayó Del Grecco. La semana pasada, el secretario adjunto de la UOM villense, Juan Actis, había revelado que "Tomada se fue muy enojado de su visita a Paraná Metal", y advirtió: "El gobierno no es boludo y no va a seguir poniendo plata en un barril sin fondo. Ya le dieron siete millones, y todos nos preguntamos dónde están".

Los operarios que ya habían comenzado a tomar vacaciones la semana pasada retornaron a sus puestos de trabajo tras no recibir la liquidación de sus haberes. El viernes deberían cobrar la quincena, "pero aparentemente la plata tampoco está", se preocuparon desde la UOM.

Crisis más crisis. En su planta villense, Paraná Metal fabrica unas 4 mil toneladas mensuales de piezas de fundición para terminales automotrices, y el 95 por ciento de su producción es para el mercado externo. Allí se producen blocks de motores, tambores y discos de frenos, carcazas de diferencial, tapas de cojinetes, volantes y cubrerruedas.

Sus principales clientes son Ford Argentina, Ford y Volkswagen de Brasil e International Engines South América. La crisis financiera mundial que afectó a la industria automotriz, y la grave situación que padece la empresa desde hace años por falta de inversiones, potenciaron ahora la situación. Según explicaron directivos de Paraná Metal, en noviembre los despachos de autopartes disminuyeron un 54 por ciento, y para el trimestre noviembre-enero la merma fue estimada en 38 millones de pesos.

Los obreros de Paraná Metal denunciaron ayer que "los directivos están sacando computadoras en sus autos particulares".

Comentá la nota