El Paraná llegaría este fin de semana al nivel de evacuación

Si continúa lloviendo hoy y mañana tal como lo anuncia el pronóstico del Servicio Meteorológico Nacional (SMN), el río alcanzaría su nivel histórico de evacuación de 5,30 metros. "Estamos preparados, pero en principio habría que socorrer a unas 20 familias de la zona del Mangrullo", remarcó el titular de Defensa Civil, Raúl Rainone, quien precisó ayer que el Paraná había alcanzado los 5,26 metros a la altura de Rosario, dejando sólo un tercio de playa en el balneario La Florida, algo menos en la Rambla Catalunya y nada en el banquito de la isla.
Según el Instituto Nacional del Agua (INA), el Paraná crecerá aún más. "Siempre puede haber variabilidad, pero hoy se prevé que crezca diez centímetros más en diez días", indicó Rainone. Y en cuanto a la posible evacuación, dijo que estaba "previsto" el operativo y se mostró cauto al señalar que, de realizarse, no afectará a mucha gente. "La medida de 5,30 metros es histórica, se marcó cuando había viviendas en la barranca cerca del Museo de Arte Contemporáneo, ahora sólo afectaría a algunas familias que construyeron sus casas en zonas no convenientes el año pasado en la zona de El Mangrullo. Son familias que levantaron sus viviendas cuando el río a esta altura del año sólo medía poco más de un metro", señaló.

Playa e isleños. El presidente del consejo de administración de la empresa municipal Costanera Rosario, Oscar Borra, precisó que el balneario La Florida se mantendrá habilitado, si bien la playa que tiene 400 metros de frente por 100 metros hasta el espejo de agua, quedó reducida a una tercera parte. "En realidad, esto favorece a los bañistas, porque hay más arena en la zona del agua, pero eso sí: hay muchos camalotes. De todos modos mantenemos abiertas ambas entradas, tanto por calle Ricardo Núñez como por Escauriza".

En relación a la gente que vive en la isla, Defensa Civil pidió a quienes realizan navegación deportiva que "aminoren la velocidad al navegar dentro de la isla", debido a que quienes viven sobre pilotes tienen ya el agua bajo sus casas. "Las embarcaciones a alta velocidad les inundan las viviendas", explicó Rainone.

Comentá la nota