Paraná: la comuna obtuvo 1.9 millones de pesos en la subasta de vehículos en desuso y material de rezago

Casi 300 interesados se acreditaron para pujar en el remate. La jornada comenzó a las 9 y culminó a las 18. Los casi 2 millones de pasos obtenidos se invertirán en la compra de nuevos vehículos.
El intendente José Carlos Halle, participó en horas del mediodía y destacó el trabajo mancomunado de los colegios profesionales y el municipio.

El remate de vehículos en desuso y bienes en rezago pertenecientes a la Municipalidad de Paraná se desarrolló en la mañana y tarde de hoy, sábado, en la sede de los talleres municipales ubicados en calle Confederación Argentina, esquina Bartolomé Zapata. La actividad comenzó a las 8, con las acreditaciones de los interesados, requisito indispensable para pujar por una base de los 200 lotes. Hacia el mediodía se habían acreditado casi 300 interesados; número importante que fue precedido por más de 1000 consultas en los días previos. Los oferentes provinieron, además de Paraná; de la ciudad de La Paz, Diamante, Colonia Avellaneda, Concordia, Santa fe, Rosario y San Benito entre otras localidades.

El Colegio de Martilleros asistió de manera profesional a la Comuna, en la venta en subasta de elementos en desuso. Asimismo, el Colegio de Mandatarios y Gestores garantizó, para el caso de los vehículos –bienes registrables-, la transferencia a nombre del tercero antes de ser retirado. Hecho que fue especialmente destacado por el Presidente Municipal que participó de la jornada en horas del mediodía: "esto demuestra que con la participación de la sociedad civil, los colegios profesionales en este caso, pueden gestarse proyectos muy buenos en beneficio de todos los paranaenses, porque vender este material implica recuperar dinero público para reinvertir en la prestación de servicios" indicó Halle.

Hugo Dayub, secretario del Colegio de Martilleros a cargo de la subasta por convenio firmado con la Municipalidad de Paraná, informó que se martilló hasta alrededor de las 15:30 horas y luego se procedió a las cobranzas en base a las órdenes de pago confeccionadas. "Nos demoramos porque nos quedamos recepcionando reclamos de personas compradoras de buena fe. En los remates tan largos, te encontrás con gente que, por ejemplo, olvidó lo que compró o que se arrepintió, pero se resolvieron todos los inconvenientes" explicó.

El martillero hizo un balance "altamente positivo" de la jornada y resaltó "la seguridad, puesto que no hubo disturbios propios de un remate tan grande". Dayub también puso en valor el trabajo y acompañamiento de las autoridades municipales.

Los lotes subastados se componían de equipamientos que la Municipalidad dio de baja desde las distintas reparticiones: 110 vehículos (máquinas viales, automóviles, utilitarios y demás, como autopartes, por ejemplo) y material de rezago, que incluye computadoras, muebles, resto de cañerías, plomo, implementos de alumbrado y distinto tipo de equipamiento de oficinas. Fueron vendidos el 99% de los lotes ofrecidos.

Uno de los aspectos que despertó el interés de los participantes es la buena condición dominial de los bienes, ya que no tienen embargo y se realizó la verificación con la colaboración de la Policía de la Provincia, "por cuanto el que llevó algún bien del remate lo hizo en optimas condiciones en lo referido a su documentación", indicó la secretaria de Gobierno, Rosario Romero -al frente de la organización- quien además coincidió con la evaluación positiva de la jornada y la destacó como "un hecho inédito", puesto que aunque hay un antecedente de remate en 1996, "jamás se trabajó en una subasta de tales dimensiones que implica recuperar para el erario público dinero proveniente de material en desuso".

La funcionaria destacó el sistema, organizado por parte de los Colegios de Martilleros y de Mandatarios, "a quienes les agradecemos las gestiones que han venido realizando", resaltó.

Comentá la nota