Paralizaron 100 obras en Neuquén

La Dirección de Obras Particulares ordenó la medida para asegurar el resguardo a la vida humana y realizó 17 clausuras preventivas.
El boom de la construcción en esta ciudad obligó a generar una demanda de controles constantes. Las denuncias de vecinos por las molestias generadas en los predios cercanos a las nuevas edificaciones son una constante en el Municipio capitalino.

La dirección de Obras Particulares municipal tiene dentro de sus funciones controlar que se cumpla con todas las exigencias y la normativa vigente para llevar adelante las nuevas obras.

Daniel Eden, jefe de inspectores de ésta área, contó que en lo que va del año se realizaron 100 inspecciones que terminaron en la obligación de paralización de las construcciones y 17 clausuras preventivas.

Explicó que la diferencia entre las paralizaciones y la clausura preventiva se da en que esta última pasa al juzgado de faltas donde el Juez es el que resuelve cómo sigue la situación y si es necesario una clausura definitiva. Aunque manifestó que en raros casos se llega a este extremo.

Los que incumplen con las normas son todos, desde los grandes edificios, hasta las pequeñas obras y las industrias. Aunque no pudo precisar el total de obras que se están construyendo en Neuquén, Eden comentó que lo que es edificios en altura se llega a un número de 80.

Los vecinos afectados

Las denuncias llegan a la comuna a través de atención al ciudadano, por notas internas o directamente algún llamado de un vecino a las oficinas de Obras Particulares. La mayoría de las denuncias son de los vecinos.

El jefe de inspectores aseguró que las denuncias son recurrentes y que la tarea no es sencilla ya que son cuatro inspectores en la calle que no dan abasto, “también estoy yo que ante varias situaciones también salgo a la calle”.

“Las paralizaciones o clausuras de obra se generan por falta de seguridad a terceros, gente ajena a la obra que puede correr peligro, o porque faltan las bandejas de protección, o la protección vertical que es la que aminora la caída de elementos en las bandejas”, explicó Eden.

En caso de que sea una clausura, la causa pasa al juzgado de faltas y allí es el Juez el que decide como se resuelve la situación.

Aunque se trata de no llegar a esta situación, y por eso el número de paralizaciones es mucho más elevado, “es otro elemento que tengo para sancionar. Ante una paralización se exige que se cumpla con las ordenanzas y las exigencias, y ante una respuesta positiva se habilita otra vez la obra. La idea es hacer un llamado de atención para que arreglen lo que está mal”, concluyó Eden.

Comentá la nota