La paralización resintió varios sectores de la economía

La paralización de gran parte del circuito económico por la emergencia sanitaria, declarada por la pandemia de gripe A, resintió algunos sectores de la economía riojana que ya arrastran problemas estructurales. Al mismo tiempo trajo beneficios para otros.
La emergencia profundiza así la crisis del sector productivo resentido por la debacle internacional del 2008 y por la caída del mercado interno.

El titular de CARPA, Oscar Gómez calificó de "grave" la situación que atraviesan porque la paralización provocó una baja importante en el consumo. "La gente privilegia comprar pan y no vino", dijo el productor de Chilecito ante la consulta de NUEVA RIOJA y adelantó que pidieron una audiencia con el gobernador Luis Beder Herrera para evaluar la situación.

Los productores dicen que existe un estancamiento en ventas, la disminución de la producción, en promedio, el 25 por ciento menos de kilogramos de uva en la vendimia 2009, la suba de los productos elaborados para los consumidores. "Mientras el precio de las materias primas de esos productos se mantiene o baja, los productores afrontan importantes aumentos en los costos de producción".

También tiene preocupación por el atraso en las labores culturales de invierno, en especial la poda, que a un mes de comenzar la brotación, el nivel de avance ronda escasamente el 50 por ciento del total.

El Gobierno provincial anunció que otorgaría respaldo financiero a través de una línea de crédito para que los productores puedan realizar la tarea invernal pero aún la medida no fue instrumentada.

Empleo

Con la caída del mercado interno Gómez habló de un problema de mayor gravedad: el peligro de las fuentes laborales ante la posibilidad del retiro de algunas empresas. La actividad agropecuaria genera alrededor de 3 mil puestos de trabajo fijos que sumados a los temporarios, llegan a los 10 mil.

Para el gerente general de cooperativa vitivinícola La Riojana, Roberto Mantovani, el sector vitivinícola se vio muy afectado por el parate generalizado en la actividad económica que se produjo en el país como consecuencia de las medidas adoptadas para frenar el avance de la gripe A (ver cuadro).

Beneficiados

Para otros sectores el panorama fue distinto. El titular de la Sociedad Rural de la Capital, Domingo Gómez, destacó que la paralización de las actividades por el proceso de la pandemia de la gripe A determinó una sensible mejora para el sector ganadero riojano.

"Habitualmente julio resulta un mes muerto para nosotros, porque mucha gente se va de vacaciones y entonces baja el consumo, pero como ahora la gente optó por quedarse, automáticamente subieron los consumos", dijo el dirigente rural a este diario.

En el caso de los olivicultores, el gerente de la Cámara Olivícola Riojana (COR), Orlando Barros, destacó que la inactividad de un mes que implicó la pandemia de la gripe A no los afectó.

"Como sector productivo el tema no nos impactó de manera directa, porque nosotros estamos justo en las tareas de invierno, que tienen que ver con la poda y el mantenimiento del campo, entonces este tema no nos golpeó de manera directa", afirmó el empresario.

La olivicultura, en cambio, si quedó afectada por la crisis internacional que provocó un impacto en las exportaciones.

Los Datos

Los vitivinicultores esperan ahora respaldo financiero para afrontar los trabajos de poda y ata.

Solicitaron una audiencia con el gobernador Luis Beder Herrera para el martes.

CARPA nuclea alrededor de 500 productores.

Comentá la nota