La parálisis del sector petrolero ya afecta a 1.800 trabajadores.

Lo confirmó Guillermo Pereyra. Siguen cobrando su sueldo pero están en sus casas. El sindicato también denunció 24 despidos en la empresa Oil.

Si los trabajadores despedidos no son reincorporados y no se reactiva la producción, el gremio podría tomar medidas de fuerza.

Neuquén > El titular del Sindicato de Petróleo y Gas Privado de Neuquén y Río Negro, Guillermo Pereyra, confirmó ayer que la parálisis que sufre el sector afecta a alrededor de 1.800 trabajadores en la región, quienes están en su casas, cobran sus sueldos, pero con mermas de entre 1.000 y 2.000 pesos.

También indicó que al menos 24 empleados ya recibieron un telegrama de despido. El secretario de prensa, Juan Gómez, advirtió que estos despidos, los primeros que registra la actividad desde que se desencadenara la crisis económica internacional, fueron efectuados por la empresa Oil, que presta servicio a la productora Apache en la zona de Cutral Co y Plaza Huincul.

Pereyra, quien se encuentra negociaciando en Buenos Aires con las productoras y las empresas de servicios especiales, adelantó que hoy mantendrá una reunión en el Ministerio de Trabajo para revertir la situación de estos empleados.

Violación de acuerdo

“Lo peor que puede ocurrir es un despido. La empresa, además, está violando el acta rubricada. Por un lado se compromete a mantener las fuentes de trabajo y por otro despide a los compañeros”, advirtió el titular del sindicato.

Se supo que “es factible” que el sector tome medidas de fuerza si estos trabajadores no son reincorporados y no se reactiva la producción en marzo. “Si no tenemos una solución, le paramos el yacimiento”, agregó Pereyra.

“El que cobra 7 mil pesos al mes pierde 1.800 pesos en promedio, sobre unas 60 horas al mes”, ejemplificó Gómez. Agregó que “corren peligro de perder su fuente de trabajo si no se reactiva la actividad” y que el número de empleados afectados “se incrementa cada vez más”.

“Las cámaras productoras, el sindicato y el Ministerio de Trabajo de Nación rubricaron un acta acuerdo que garantiza las fuentes laborales hasta el 31 de marzo. Pero lo cierto es que ya hay despidos y que la única alternativa de solución es que se reactive la producción”, analizó Gómez.

En este contexto, señaló que la empresa Oil no sólo incurrió en despidos sino que “mandó a casa a 103 empleados que trabajan para YPF en Loma La Lata y Barrosa, lo que representa el 60 por ciento de la planta”.

Pereyra sostuvo que el sindicato ya intervino para revertir esta situación. Hoy podría haber definiciones en este sentido, tras la reunión que mantendrá el titular del gremio con la empresa en el Ministerio de Trabajo.

Por otra parte, estimó que, en general, existe una baja del 60 por ciento en el trabajo que realizan los equipos de perforación. A lo que Gómez agregó: “Los servicios especiales y el mantenimiento de producción también están comprometidos”.

Apoyos

Contra la depresión que sufre la actividad, Pereyra destacó que el gobierno nacional y provincial acompañan al sector con “mucha firmeza” de la misma manera que el sindicato mantiene reuniones con productoras y empresas de servicios para proteger las fuentes laborales.

“El Ministerio de Trabajo está poniendo en marcha todos los mecanismos para hacer las audiencias rápidamente y hablar con las operadoras para que levanten los despidos”, sostuvo Pereyra.

Y añadió que “el Consejo Federal del Trabajo reunirá el jueves y viernes a los responsables de las áreas de trabajo, quienes darán un informe sobre la situación en que se encuentra la actividad petrolera”.

Comentá la nota