Paralelismos con un plan fallido de Bush

En 2005 fracasó una propuesta de reforma
WASHINGTON (AP).- La reforma de salud propuesta por el presidente Barack Obama parece condenada a repetir el pasado. Sin embargo, su antecedente no es el intento del ex mandatario Bill Clinton de modificar el sistema de salud en 1993. El plan de Obama parece estar en la misma inestable situación que la fallida iniciativa de reforma de seguridad social de su inmediato antecesor, George W. Bush.

Los paralelismos son sorprendentemente similares: Obama presentó los esbozos de la que era su prioridad legislativa y dejó que los congresistas de su partido se encargaran de los detalles. En el Congreso y en las calles, los detractores la criticaron con firmeza. En 2005, los demócratas consideraron que la idea de Bush de crear cuentas de inversión para el retiro era un paso hacia la privatización de la seguridad social. Los republicanos se dividieron y el plan del presidente se derrumbó.

Este año, animados por encuestas que mostraron en junio que los ancianos desconfiaban de la reforma de salud, los republicanos afirman que el plan de Obama es una amenaza contra Medicare, la cobertura gubernamental de salud para la población de mayor edad. Además, denunciaron que los demócratas crearían "paneles de la muerte", para decidir quién recibe tratamiento y quién no, una acusación ya refutada.

Los republicanos han apostado mucho a esta estrategia. Esperan que aleje a los demócratas moderados de la iniciativa de Obama, que debilite la relación del presidente con el Congreso respecto de otras reformas y que los ayude a recuperar bancas en las elecciones legislativas de 2010.

El Partido Demócrata respondió con una nueva campaña publicitaria, que señala a los republicanos como los verdaderos enemigos de Medicare. Sin embargo, los votantes de más edad pueden ser difíciles de recuperar, y son ellos los que participan mayoritariamente en las elecciones legislativas. El gobierno puede revertir esto si logra que la economía se recupere, pero si el desempleo continúa alto, las cosas pueden empeorar. "Desde un punto de vista político, la verdadera pregunta no es lo que la gente piensa hoy o dónde estamos hoy -dijo el encuestador demócrata Mark Mellman-. Es dónde van a estar en octubre y noviembre de 2010."

De todos modos, los republicanos insisten en conquistar el favor de los ancianos, e iniciaron una campaña que se opone a recortes en Medicare y desliza que los demócratas racionarían la atención médica según la edad.

Comentá la nota