Paraguay: reparten carne gratis a pobres por orden de secuestradores

Lo exigió un grupo que desde octubre mantiene secuestrado a un hacendado.
Unas 3.500 personas del barrio Chacarita de Asunción se agolparon frente al estadio Resistencia, en los bajos del Palacio de Gobierno, para recibir en forma gratuita carne vacuna en bolsas de aproximadamente 3 kilos "cortesía del Ejército Paraguayo del Pueblo" (EPP), un supuesto grupo guerrillero que mantiene secuestrado al rico hacendado Fidel Zavala desde hace tres meses.

Los miles de pobladores de Chacarita recibieron el regalo en silencio, con el orden en la fila impuesto por policías uniformados. Se trata de un antiguo barrio inundable en la bahía que forma el río Paraguay frente a la capital. Más de 500 se quejaron porque la ración, producto del faenamiento de 10 vacunos, no les alcanzó.

"Estamos muy agradecidos a la familia Zavala y al EPP. Ojalá lo liberen pronto. Voy a rezar mucho por él", expresó a la televisión una anciana con su bolsa en la mano.

Una escena similar se produjo en dos comunidades indígenas del departamento de Concepción, 500 kilómetros al norte de la capital paraguaya: Redención, con 66 grupos familiares y Boquerón, con 40. En esta última, varias familias se negaron a recibir los víveres en solidaridad con el ganadero secuestrado, de 45 años. En total fueron repartidos unos 12.000 kilogramos de carne vacuna como parte del monto de US$ 5.000.000 exigido por los secuestradores para liberar al hacendado.

El denominado EPP opera en los pobres departamentos (provincias) de San Pedro y Concepción, en cuya región los Zavala cuentan con varias haciendas. Las entregas fueron supervisadas ayer por los miembros de la familia del secuestrado. El reparto de carne fue exigido para preservar la integridad del secuestrado. Se ignora si ya hubo pago del dinero reclamado. Zavala especificó que el costo total de la carne donada en los tres lugares fue de 25.800 dólares. "Estamos cumpliendo con las exigencias del EPP. Queremos que Fidel regrese vivo a casa", dijo en tono compungido Diego Zavala, su hermano.

La víctima sufrió el secuestro en su estancia Mabel en el departamento de Concepción, el 15 de octubre, cuando se disponía a cenar junto a su esposa y sus hijos.

Diego expresó que los secuestradores exigieron el reparto de 30 vacunos faenados, 10 por cada comunidad. "Esto es cortesía del EPP", dijo el hacendado a los que recibían las bolsas con carne bovina, como repitiendo una frase exigida por los captores. Si bien la policía no ha mostrado hasta hoy ningún indicio que identifique a alguno de los integrantes del EPP, salvo sospechas que apuntan a prófugos de la justicia, las autoridades sostienen que se trata de extremistas de izquierda que actúan al estilo de los grupos guerrilleros argentinos de la década de los sesenta y setenta, algunos de los cuales también repartieron víveres o artículos de primera necesidad como forma de socializar entre los más necesitados un botín robado.

Las autoridades creen que son grupos adiestrados por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), aunque expertos militares consultados por Clarín afirman que los insurgentes no podrían sostenerse por mucho tiempo en las selvas cada vez más raleadas de Paraguay, sobre todo en una región donde avanzan los sojales, carentes de serranías y de montañas.

La oposición pidió la cabeza del ministro del Interior, Rafael Filizzola, por haber permitido la entrega de los víveres. La comisión permanente del Congreso anunció una convocatoria para el jueves con el fin de debatir la conducta del gobierno de Fernando Lugo con relación a las actividades extorsivas de los secuestradores.

En rueda de prensa, Filizzola contratacó y acusó a los líderes de los opositores partidos Colorado y Unace de boicotear en el congreso un proyecto de ley antisecuestros.

En defensa de los opositores, el diputado Oscar Tuma dijo a Clarín que el Ejecutivo pretende forzar la aprobación del proyecto cuyo objetivo es bloquear las cuentas de los familiares de los secuestrados y autorizar al gobierno a realizar escuchas telefónicas al tiempo que negocia directamente con ellos.

Comentá la nota