Paraguay rechazó la presencia de 500 militares de EE.UU.

El presidente Lugo canceló los ejercicios con el Comando Sur, en sintonía con lo debatido en Unasur.
El presidente Fernando Lugo anunció la cancelación de ejercicios militares entre 500 militares de Estados Unidos y efectivos de Paraguay, programados para el 2010 bajo el nombre de "Nuevos Horizontes".

"No es prudente ni conveniente en este momento y podría dar lugar a una repercusión de cuestionamientos entre los otros países hermanos del Mercosur y Unasur", dijo el jefe de estado ayer en conferencia de prensa.

Organizaciones no gubernamentales latinoamericanas y estadounidenses han advertido en varias ocasiones que algunas de estas maniobras militares conjuntas podrían apuntar a objetivos vinculados con los recursos naturales de la región.

Lugo agregó que "un nuevo escenario generado por la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) en términos de defensa, seguridad y soberanía, apuesta por la integración regional en primer lugar".

La embajadora norteamericana en Paraguay, Liliana Ayalde, reaccionó inmediatamente: "Es una decisión lamentable, pero la respetamos. Esperemos que esto no sea un indicio de rechazo al resto de nuestros programas. No tenemos nada que así lo indique", precisó en tono grave.

El ministro de Relaciones Exteriores, Héctor Lacognata, aclaró que la medida sólo afecta al programa "Nuevos Horizontes" y que la decisión no entorpecerá otros 30 convenios existentes, 6 de ellos con el área militar.

Lugo también dijo que la cancelación "no es un rechazo categórico" sino que "simplemente no creemos conveniente que el Comando Sur de EE.UU. esté presente en Paraguay con 500 efectivos para este tipo de ejercicios.Un despliegue de 500 militares y profesionales dentro del país no pasa desapercibido. Por eso creo que no es prudente ni conveniente".

Dijo que en la reunión de cancilleres y ministros de Defensa de Unasur, del 15 de septiembre pasado, en Quito, "fue muy cuestionada la gran presencia de soldados norteamericanos en bases militares de la región". Se refería específicamente a Colombia, que resolvió permitir que tropas norteamericanas operen en siete bases suyas.

La embajadora Ayalde sostuvo que la presencia de 500 militares no tiene ninguna relación con operaciones de tipo bélico y que se trata de un plan humanitario que contempla la atención médica y odontológica a pobladores de zonas pobres de difícil acceso, la construcción de escuelas y puestos de salud y la capacitación a oficiales de las fuerzas armadas paraguayas.

La sorpresiva decisión de Lugo se produce en momentos en que la oposición paraguaya lo cuestiona duramente por la supuesta imprevisión de su gobierno ante la carrera armamentista de algunos países de la región.

Líderes opositores plantearon además públicamente la posibilidad de permitir la instalación de una base norteamericana en la localidad de Mariscal Estigarribia, en el chaco occidental (a unos 600 km de Asunción). Allí, Paraguay tiene un aeropuerto más largo (3.800 metros) y más ancho que la principal terminal aérea de la capital, pero que tiene casi nula actividad aérea. El gobierno anterior de Duarte Frutos también evaluó esta posibilidad.

Comentá la nota