Paraguay: dos ministras exigen a Lugo que aclare todo su pasado

Paraguay: dos ministras exigen a Lugo que aclare todo su pasado
Las funcionarias quieren que "asuma una postura clara", tras las denuncias sobre su paternidad cuando era obispo. El vice se distancia del mandatario. Mientras hay rumores sobre más casos, el presidente suspendió un viaje a EE.UU.
Dos demandas de paternidad entabladas por sus ex mujeres desataron una crisis en el gobierno del ex obispo católico paraguayo Fernando Lugo. Mientras todo Paraguay habla de los hijos del jefe de Estado, el vicepresidente Federico Franco tomó distancia y dos ministras reclamaron al mandatario que aclare su pasado.

La ministra de la Mujer, Gloria Rubín, y la ministra de la Niñez y la Adolescencia, Liz Torres, firmaron un comunicado en el cual reclamaron que Lugo "asuma una postura clara como lo hizo la primera vez (hace una semana) para facilitar el esclarecimiento". Sin mencionarlo explícitamente, dejaron entrever que están dispuestas a renunciar si el jefe de estado no actúa con transparencia.

Hace una semana, los colaboradores de Lugo, incluidas sus ministras, lo felicitaron al unísono y lo llamaron "valiente" por admitir su relación con Viviana Carrillo. Pero no esperaban que apenas una semana después apareciera Benigna Leguizamón con un hijo de 6 años reclamándole su paternidad.

"Estoy dispuesto a actuar siempre con el argumento de la verdad y a ponerme a disposición de la justicia para todos los requerimientos que surjan", se limitó a señalar en un escueto mensaje ante la nueva demanda.

Ayer, Leguizamón bramó: "El no asume la responsabilidad por la paternidad de mi hijo. Quiere que me haga la prueba de ADN en forma privada. No estoy de acuerdo y lo voy a demandar a este desgraciado", dijo la segunda demandante del presidente tras una reunión con los abogados del gobernante.

Según la mujer, el niño fue concebido en 2002, tras una relación cuando ella limpiaba la diócesis de San Pedro, donde Lugo era obispo.

Los letrados intentaron infructuosamente llegar a un acuerdo para continuar el pleito en forma privada.

"Quiero que reconozca a su hijo ya. Yo puse de mi parte 6 años 7 meses, más 24 horas de silencio. No se puede quejar de mí", dijo Benigna entre sollozos.

La mujer reveló que uno de los abogados de Lugo le dijo que el presidente no se opone al reconocimiento pero que le solicitó privacidad.

"Estoy segura ciento por ciento que mi hijo es de ese desgraciado y mañana mismo señores, si consigo un patrocinante, presentaré la denuncia", dijo Benigna quien anunció que la prueba de ADN "tendrá que resolverse por vía judicial".

El vicepresidente Federico Franco, líder del partido Liberal, buque insignia que llevó a Lugo a la presidencia en 2008 gracias a un conglomerado de partidos y movimientos, tomó distancia del jefe de Estado. Algunos simpatizantes corearon su nombre y la frase "Federico presidente" en un mitin político que pretendió dar la imagen de respaldo al golpeado gobernante, en el primer aniversario de su triunfo electoral. "Federico ha sido bastante humillado por el entorno de Lugo", dijo su hermano, el senador Yoyito Franco, vicepresidente entre 2000 y 2003.

Para que Lugo sea destituido, el Congreso necesita dos tercios de los votos, número que la oposición puede conseguir únicamente si se concreta la división del partido Liberal entre franquistas y luguistas, un asunto latente en el ambiente político.

Franco no fue invitado a la tarima de celebración por la victoria de 2008 y se mezcló con el público en un acto que sólo reunió a 3.000 personas la noche del lunes.

El relanzamiento político que intentó Lugo el lunes con el cambió de cuatro ministros (Agricultura, Industria, Justicia y Educación) quedó desdibujado por la crisis.

Desde el arco opositor también hay fuertes embates. "Lugo es pasible de un juicio político por engañar a la ciudadanía", señaló el diputado del Unace, José López. La senadora Lilian Samaniego, presidenta del partido Colorado, fue más lejos y presentó una denuncia por estupro contra el presidente "por haber seducido a una niña de 16 años aprovechándose de su influencia religiosa".Se refiere a Viviana Carrillo, de 26 años, la primera mujer que denunció al presidente hace una semana. Se respaldó en el Código Penal para señalar que un hombre mayor de edad que tiene relación con menores de entre 14 y 16 años comete estupro.

La prensa paraguaya en general comentó insistentemente sobre la inminente aparición de otros dos casos -hasta de una ecuatoriana- como efecto en cadena de la admisión de la primera paternidad.

La Conferencia Episcopal aclaró ayer que "no recibió nunca una denuncia formal por escrito con relación a monseñor Fernando Lugo referida a cuestiones de su supuesta paternidad". El Consejo Episcopal Permanente rechazó las expresiones del obispo de Alto Paraná, monseñor Rogelio Livieres, "que hicieron entender que hubo encubrimiento y complicidad de los obispos del Paraguay sobre la conducta moral del entonces miembro del colegiado episcopal, monseñor Lugo".

El presidente suspendió ayer su viaje a Washington programado para el jueves para atender asuntos de interés local. Lugo tenía previsto asistir a una reunión del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Comentá la nota