Paraguay no debe ceder más terreno

ASUNCION.? Después de la cómoda marcha con la que se movió durante buena parte de las eliminatorias, Paraguay cayó en un pozo del que necesita salir para sentirse más cerca del Mundial. Aún depende de sí mismo, pero los últimos resultados adversos le quitaron la holgura en la clasificación y por eso cobró tanta trascendencia el partido de hoy, a las 19.30, frente a Bolivia.
Los paraguayos llevan cuatro encuentros sin triunfos, con tres derrotas: ante Uruguay (0-2), Chile (0-2) y Brasil (1-2), y un empate, ante Ecuador (1-1). Aunque nadie habla de presión ni de obligaciones exageradas, se sabe que otro resbalón le traería los primeros contratiempos.

"El objetivo nuestro será atacar desde el principio, presionando constantemente y tener por más tiempo la pelota. No nos confiamos: el rival no será fácil y puede complicarnos", afirmó el entrenador Gerardo Martino.

El técnico argentino confirmó a Darío Verón en la defensa y a Eduardo Ledesma en el medio campo como reemplazantes de Julio César Cáceres, suspendido, y de Roque Santa Cruz, lesionado.

Bolivia, ya sin mucho por jugarse, sólo apunta a sumar la mayor cantidad de puntos posibles. El DT Erwin Sánchez explicó su estrategia. "Nuestro plan es quitarle la pelota a Paraguay. Sabemos que ellos entrarán a presionar desde el comienzo por necesidad y es por eso que nosotros debemos estar muy atentos y manejar el juego", aseguró. Para ello utilizarán un esquema 3-5-2. Los bolivianos sólo consiguieron tres triunfos en las eliminatorias, entre ellos el recordado 6-1 frente a la Argentina.

Comentá la nota