Paradoja argentina deja ganancia del 30%

La Argentina es difícil de predecir, pero cuando alguien intuye o adivina lo que puede suceder, logra enormes ganancias. Por caso, los tenedores del Boden 2015 en dólares ya llevan ganado en lo que va del mes el 30%. Hasta el mes pasado estaba un 17% abajo.
Este título, que da un rendimiento del 38% en dólares, tiene un pasado de polémicas. Fue el bono que el 5 de agosto de 2008 compró Hugo Chávez para prestarle dólares a la Argentina a una tasa del 15%. En los tres días siguientes a esa operación, el Gobierno venezolano colocó en el mercado internacional todos los títulos que compró y derrumbó al mercado de bonos argentinos.

Los tiempos cambiaron. Hace un año que la Argentina pagó el 15% para que le presten dólares; era un despropósito. Hoy esa tasa está en el 38% y no hay polémicas porque nadie le presta. Ni Hugo Chávez se animaría, después del rotundo fracaso de su compra de papeles ecuatorianos.

La fortaleza de los bonos es una paradoja. Se basa en que la Argentina no tiene quien le preste y eso hace creíbles los rumores de un acercamiento al FMI. Por eso los argentinos, más audaces que el presidente venezolano, arriesgan su dinero en el Boden 2015 primero y el Boden 2012 después. Estos bonos subieron el 4% y el 2%, el viernes. El Boden 2012 en el mes gana el 15%.

El Boden 2015 tiene como atractivo el plazo. No es tan corto como el Boden 2012, al que le faltan pagar sólo cuatro cupones de capital, ni tan largo como algunos Bonar o los del canje.

A que haya gente arriesgada contribuye la tranquilidad cambiaria. En plena época de liquidación de divisas de la cosecha, la tendencia del dólar es la tranquilidad. Algunos compran bonos para redoblar ganancias y otros dólares para fugarlos del país. Unos arriesgan y otros se cubren.

El monto de negocios de bonos en el Mercado Abierto Electrónico (MAE), de $ 580 millones, fue algo más elevado que los días anteriores y eso le dio consistencia a la suba.

Los bonos en pesos también se ven beneficiados por la aproximación al FMI, pero no tanto. Aquí el problema son las mediciones del INDEC. De todas maneras, sorprende el buen desempeño que tiene el Bocon Pro 12, que rinde el 58% sobre la inflación y en lo que va del mes sube el 24%. Los que apuestan a estos bonos creen que un arreglo con el FMI sólo será posible si corrigen las mediciones del INDEC y arreglan con los tenedores de los bonos que no entraron al canje de la deuda.

De todas maneras, la plaza de bonos ha quedado muy reducida después de la estatización de los fondos de las AFJP. El MAE antes negociaba más de $ 2.000 millones diarios y hoy festejan cuando opera $ 600 millones.

Los auténticos ahorristas no están en este mercado, pero no sería una mala idea arriesgar con los bonos en dólares más cortos. Hay que pensar que esta bonanza de dólar tranquilo puede durar 60 días más. Después vendrá la fuerte demanda de los compradores que vendieron dólares para comprar bonos y desean regresar a la moneda de Estados Unidos.

Comentá la nota