Para Vicente, Giacomino va a contramano

Para Vicente, Giacomino va a contramano
Dijo que la decisión de prescindir de funcionarios juecistas complicará la gestión porque achica la base de sustentación.
Carlos Vicente no sólo no está de acuerdo con la decisión de Daniel Giacomino de prescindir de todos los funcionarios que responden a Luis Juez sino que dijo que él hubiese hecho exactamente lo contrario. Además, el viceintendente de la ciudad de Córdoba se sumó a las críticas por el acercamiento del intendente al gobernador Juan Schiaretti, al que definió como parte de la "corrupción y la decadencia" de la provincia.

El vice sostuvo ayer que la determinación tomada por el intendente puede acarrear complicaciones con la gestión municipal porque "achica la base de sustentación política y va a contramano de lo que piensa la sociedad y de lo que es la fuerza que lo llevó a ese cargo".

Vicente siempre estuvo más cerca de Juez que de Giacomino, aunque con el tema de la empresa municipal de residuos tuvo un distanciamiento del ex intendente y mayor sintonía con el jefe municipal.

Pero ahora, sin rodeos, el viceintendente reconoce el liderazgo de Juez. "Es un liderazgo decretado por la sociedad, no construido en un escritorio o por decreto", dijo Vicente a este diario en su despacho de un vacío Concejo Deliberante.

Además de estar en desacuerdo con el fondo de la decisión de echar a los funcionarios juecistas, el vice cuestionó la oportunidad. "Cuatro días antes de hacerse cargo de una empresa pública que debe prestar uno de los servicios más importantes (la recolección de residuos), es difícil encontrarle el sentido", señaló. Dijo que son momentos para eliminar roces e internismos y fortalecer la gestión, pero que Giacomino actuó en sentido inverso.

"Lo que hace falta es ensanchar la base política y social, que sea expresivo de lo que representa el Frente Cívico, pero se actúa en sentido inverso, se enangosta el frente. Ante pronósticos de una crisis que puede impactar socialmente es necesario tener la mayor base de apoyo posible, ese es el valor más importante del Frente Cívico", agregó.

Vicente negó que la crisis pueda implicar problemas de gobernabilidad y remarcó que el Concejo seguirá debatiendo y enriqueciendo las propuestas del Ejecutivo.

–¿Usted quedó en el medio del divorcio?

–El lugar es complejo, porque la figura del vice como parte del Ejecutivo y cabeza del Legislativo es compleja. Me eligieron como vice y voy a cumplir la función de presidente del Concejo con la mayor calidad institucional. Al mismo tiempo, soy dirigente del Frente Cívico y vengo trabajando para poner fin a los 10 años de corrupción y decadencia que implican los gobiernos del justicialismo en Córdoba. Para eso entré al Frente Cívico. Voy a seguir siendo coherente entre el ejercicio de la función y los lineamientos del espacio político. La voluntad mayoritaria es trabajar en la construcción de una alternativa que supere el bipartidismo en la provincia y las modificaciones en el gabinete no empalman con esa voluntad mayoritaria en el Frente Cívico.

–¿Cómo repercutirá en el Concejo?

–El Concejo y el bloque es un ejemplo de cómo se puede resolver la pluralidad. Con mucho debate se han construido consensos sobre los proyectos importantes, y se mejoraron notablemente algunos otros. Esa voluntad de construcción de consensos es lo que seguirá marcando la actividad. No hay riesgo para la gobernabilidad porque hay responsabilidad y madurez de los concejales. Lo que sí va a haber es un debate sobre la coherencia de este espacio político.

–¿Giacomino no es coherente?

–Si no toma como tema básico construir un gobierno que represente a la coalición política que lo puso en ese cargo, le va a errar. Y nosotros tenemos un contrato con la sociedad y lo tenemos que cumplir.

–Usted, ¿está o no identificado con esta gestión municipal?

–Ese es el gran tema. En la medida en que no se abarca al conjunto del Frente Cívico, yo siento que estamos perdiendo la identidad y no me impacta bien. No impacta bien la vinculación política que asume el Gobierno municipal con el Gobierno de la Provincia. Una cosa son las relaciones institucionales lógicas y necesarias, y otra es la sobreexposición política, y eso no me gusta para nada. Hay que ser muy claros: denunciamos que el 2 de setiembre de 2007 hubo una elección viciada y fraudulenta. En octubre, en un acto, Giacomino dijo ante la entonces candidata Cristina Fernández de Kirchner: "Le quiero recordar que a mi amigo Luis Juez le robaron la elección".

Comentá la nota