Para Vialidad, la altura de los puentes de Mogotes es suficiente

Claramente se advierten las marcas causadas por un micro de doble piso que rozó la estructura al transitar por un carril lateral del camino. El subadministrador de Vialidad de la Provincia estimó que los trabajos estarán terminados dentro de una semana.

El primer conjunto de puentes levantados en Punta Mogotes a la altura de la calle Puán -aún no terminados- siguen generando cuestionamientos entre los vecinos del sector; sin embargo, para el futuro mediato, se planean otros dos que estarían ubicados más al sur.

Las estructuras fueron realizadas por una empresa privada (R.G. Construcciones) que ganó la licitación hecha por el Ministerio de Infraestructura Bonaerense y que contempló una inversión de 588.917 pesos.

Marcelo Cóppola, subadministrador de Vialidad de la Provincia, fiscalizó ayer el desarrollo de los trabajos y, a pesar de que tuvo ocasión de observar personalmente las marcas que quedaron, salió al cruce de los cuestionamientos que se hicieron sobre la altura de una de las estructuras luego de que, días atrás, el techo de un colectivo de doble piso rozara la misma al pasar por debajo de uno de sus extremos.

Al dialogar con este medio, tras señalar que "falta muy poco para terminar la obra" dijo que "la altura, 4,50 mts. en el sector central y 4,10 metros a los costados del puente, es suficiente ya que, según lo establecen las leyes de tránsito nacional y provincial, ningún micro puede tener más de 4,10 mts. de altura".

Luego de esa apreciación, al recordársele lo sucedido recientemente, respondió que "unos 100 metros antes y en la misma estructura del puente hay flechas que indican que los micros tienen que pasar por el sector central, donde la altura es de 4,50 mts; en consecuencia -dijo- los conductores están advertidos por dónde deben circular; de todos modos, hacia los extremos, que tienen 4,10 mts. de altura, tampoco debería haber problemas porque los micros no pueden exceder ese tope", señaló.

Más explicaciones

Cuando una vez más se le planteó lo ocurrido y se le mencionó la eventual imposibilidad de los choferes de correrse de carril (por el intenso tránsito) insistió en que "los choferes, como conductores profesionales que son, saben que cuando se acercan a un puente tienen que pasar por el lugar delimitado por la señalización: el sector central, no los extremos; este puente se hizo de acuerdo con normas nacionales e internacionales", sostuvo. Más tarde, aclaró que la obra aún no está concluida; falta aproximadamente una semana de trabajo; si bien uno de los dos puentes se encuentra en condiciones de ser utilizado, está pendiente la ornamentación final; aunque las rampas para el ascenso y descenso peatonal no tienen barandas consideramos que son muy seguras", aclaró.

Acerca de la segunda pasarela (la de menor tamaño) dijo que "todavía no se puede utilizar porque los comerciantes de la zona, para evitar que se afeara la vista, nos pidieron que no hiciéramos un terraplén de tierra como tiene la otra estructura sino una suspensión flotante en hierro que va a quedar colgando".

Finalmente expresó que "si bien es un tema cultural, pensamos pintar sendas peatonales que coadyuven a que la gente, para poder transitar con más seguridad, se decida a utilizar los puentes".

A favor y en contra

Sara Castorina, presidenta de la Sociedad de Fomento de Punta Mogotes, dijo que "se trata de una obra que se venía pidiendo desde hace más de 20 años; si bien la mayoría de los vecinos están conformes con la misma, hay algunos que se quejan; personalmente creo que estos puentes van a evitar que se produzcan accidentes que, cuando la gente cruzaba la calle, se registraban con bastante frecuencia".

En cuanto a los cuestionamientos que formulan algunos vecinos, corresponde señalar que mayoritariamente obedecen a razones estéticas ya que entienden que atentan contra la belleza del lugar y, consecuentemente, contra el valor de sus respectivos inmuebles.

Comentá la nota