Para el Vaticano no es pedofilia, sino efebofilia

El observador permanente del Vaticano en la ONU, pidió el cambio de términos y mostró estadísticas que acusan de altos índices de abusos sexuales a clérigos protestantes y judíos.
El arzobizpo Silvano Tomasi, observador permanente del Vaticano en la Organización de Naciones Unidas, luego de una reunion del concejo de derechos humanos del organismo en Ginebra, lanzó un discurso desafiante y provocador: la Santa Sede afirma que la mayoría de los clérigos católicos que cometieron abusos sexuales contra menores no son pedófilos, sino homosexuales atraídos sexualmente por hombres adolescentes. Por lo que consideran "más correcto" hablar de "efebofilia", que de "pedofilia".

"De todos los sacerdotes envueltos en situaciones de abuso, el 80 o 90 por ciento pertenecen a esta minoría sexual que se siente atraída por varones adolescentes de entre 11 y 17 años," afirmó Tomasi, según The Guardian.

De esta manera, el Vaticano pretendió hacerse cargo de cómo la Iglesia Católica maneja los ataques sexuales a menores, alegando que se encuentran "ocupados en limpiar su propia casa", y denunciando que en otras comunidades religiosas el problema es mucho mayor.

Tomasi defendió sus argumentos alegando que "investigaciones confiables" mostraban que sólo el 1,5% de los sacerdotes católicos se ven envueltos en abusos sexuales contra menores y mostró estadísticas que dan cuenta de los altos índices de abusos sexuales por parte de clérigos protestantes y judíos.

La Santa Sede lanzó este ataque hacia otras comunidades religiosas, luego de que el representante internacional de la union etica y humanista, Keith Porteous Wood, acusara a la Iglesia Católica de encubrir los abusos perpetrados contra menores por miembros de la Iglesia, violando así varios artículos de la Convención para los derechos de la niñez.

Porteous Wood afirma que las declaraciones de Tomasi no niegan ninguna de sus acusaciones. "Las miles de víctimas de abuso merecen que la comunidad internacional exija al Vaticano hacerse cargo de algo para lo que no ha estado capacitados. Los estados y las organizaciones de defensa de los derechos del niño deben presionar al Vaticano para que abra sus archivos, cambie su manera de proceder en el mundo y denuncie a los sacerdotes sospechados de abusar de niños ante las autoridades civiles".

De todas las religiones del mundo, la Católica Apostólica Romana es la más golpeada por los escándalos de abusos sexuales a menores. Sólo en EE.UU., debió desembolsar más de dos billones de dólares para resarcir a las miles de víctimas.

Comentá la nota