Para el Vaticano el pedido de perdón del obispo negador del Holocausto no alcanza

Para el Vaticano es insuficiente el pedido de disculpas que hizo el jueves el obispo inglés lefebvriano Richard Williamson, que podría ir preso en Europa por negar la existencia del Holocausto nazi de los judíos y la existencia de las cámaras de gas.
El vocero del Papa, padre Federico Lombardi, dijo ayer en la Sala de Prensa vaticana que la declaración divulgada por Williamson "no parece respetar las condiciones establecidas en una nota de la secretaría de Estado del 4 de este mes, que le exige que se retracte absoluta, inequívoca y públicamente de su posición sobre el Holocausto".

Lombardi agregó que la carta con el pedido de perdón de Williamson por los efectos graves que causaron sus declaraciones, pero sin retractarse de la sustancia de sus afirmaciones, "no fue dirigida al Santo Padre ni a la comisión Ecclesia Dei". En la declaración el obispo no se menciona las palabras "Holocausto" ni "judíos", lo que ha sido considerado otro signo de ambigüedad.

Williamson "lamenta" sus declaraciones a una televisión sueca en la que niega la existencia del Holocausto y de las cámaras de gas nazis, que fueron difundidas en los mismos días en que el Papa, el 21 de enero, levantó la excomunión de cuatro obispos cismáticos ultratradicionalistas de la Fraternidad San Pío X de Marcel Lefebvre.

Lefebvre los consagró, sin autorización, en 1988 y fue fulminado con la excomunión automática por Juan Pablo II. El entonces cardenal Joseph Ratzinger quería "recuperar" a los ultramontanos, considerados antisemitas y sobre todo contrarios a las enseñanzas del Concilio Vaticano II.

En su declaración, Williamson, quién ya se había negado una vez a retractarse, dijo que no hubiera dicho lo que dijo "si hubiera sabido con antelación todo el daño y las heridas que han provocado, especialmente a la Iglesia, pero también a los supervivientes de las víctimas de la injusticia del Tercer Reich". Pero en ningún momento el obispo negacionista admitió su la falsedad de sus afirmaciones respecto a la realidad de la "Shoah" (Holocausto) y de las cámaras de gas nazis. "Creo que en los campos de concentración murieron entre 200 y 300 mil judíos (y no 6 millones), pero ni uno en las cámaras de gas, que no existieron", había dicho a la televisión sueca.

Williamson desde 2003 era director del seminario de La Reja, Moreno, a unos 40 kilómetros de Buenos Aires. El miércoles pasado regresó a su país después que prácticamente lo echara el gobierno argentino por problemas en su declaración de ingreso al país. El obispo enfrenta ahora el riesgo de terminar entre rejas. Ayer, se lo advirtió la Comisión Europea de la Unión. En una conferencia de prensa en Bruselas, el comisario europeo de Justicia, Jacques Barrot, dijo que "en la mayoría de los Estados, el negacionismo puede ser objeto de una causa judicial.

Comentá la nota