Para los transportistas, todavía hay actividad, la crisis está "dimensionada" y hay "apocalípticos"

Abel de Negri, del Sindicato de Choferes de Camiones, señaló que el sector presenta una merma del 20 por ciento debido una cuestión estacional y al conflicto agrario. Sin embargo, resaltó la presencia de los camiones en la ruta como termómetro de la economía a pesar de la crisis.
Siendo el transporte de carga el termómetro de la actividad económica de un país, Abel de Negri, secretario general del Sindicato de Choferes de Camiones en la seccional Tandil, analizó la situación de un sector que se encuentra en buen estado y que, a pesar de sufrir alguna baja, "todavía sigue activo".

De acuerdo a este parámetro, "hay una merma que tiene que ver con la época del año y con el conflicto del campo. Pero si uno presta atención en los medios nacionales, un corte en Gualeguaychú o en cualquier ruta nacional, van a ver la cantidad de camiones que se acumulan en cada corte. Ahí tenés la prueba clarita de que el transporte sigue con actividad", comenzó el diálogo el referente gremial.

En Tandil el transporte presenta una merma de un 20 por ciento, "si metemos todas las actividades y promediamos. Si tomamos, por ejemplo, el transporte de combustible, que es vital y otro sensor de la economía, eso sigue en pie y al ciento por ciento de la capacidad", señaló.

En este marco, de Negri analizó la situación del transporte en la década del ‘90 y, sobre todo, la crisis económica que, a pesar de incidir negativamente sobre el sector productivo, "no toda la actividad del transporte está afectada".

El repunte de

la actividad

Para de Negri, durante los ’90 la situación para el transporte "fue desastrosa en todos los sentidos", ya que "después del ‘95 al campo ni siquiera le convenía regarlo y mucho menos sembrarlo y la industria estaba frenada. Había muchos camiones y muy poca mercadería para transportar".

Después de la devaluación, "a mi entender, la industria se reactivó porque el dólar alto hizo que a muchas empresas les deje de convenir importar y no les quedó otra que empezar a producir en el país, lo cual generó mano de obra y reactivó el transporte como cualquier otra actividad".

En este sentido, el transporte comenzó a generar muchos puestos de trabajo indirectos: "Las estaciones de servicio empezaron a resucitar cuando en 2001 cerraba una todos los días, se incrementó la venta de camiones, de neumáticos, de combustible, la lona". Es una actividad que "genera mucha mano de obra".

Con relación a la crisis económica actual por la que atraviesa el país, de Negri marcó que, "por suerte, no toda la actividad del transporte está afectada por una crisis que, me parece, está más dimensionada y sensacionalista que otra cosa".

Asimismo, agregó que "los responsables de cualquier estrato social tienen que tener una responsabilidad con esto y, obviamente, no ser apocalípticos. Si bien no dejar de reconocer que hay una crisis en un sector determinado, hay que inyectar optimismo".

A veces, "con relación a la responsabilidad de los dirigentes, meterle pánico a la gente provoca que el que tiene posibilidad de consumir se retraiga y eso va a generar más recesión". En este sentido, "tenemos que ser responsables todos los actores sociales", cerró el secretario general del sindicato.*

Comentá la nota