Para trabajar como estibador hay que aprobar un curso de capacitación

Deberán aprobar un curso de capacitación dictado por el Consorcio Portuario y obtener así una credencial habilitante, según un fallo de la Cámara Federal.

El requisito surge de un reciente fallo de la Cámara Federal de Apelaciones que, de ese modo, rechazó una acción de amparo interpuesta por trabajadores de una cooperativa, quienes plantearon que tal imposición "es violatoria del derecho a trabajar libremente y afecta derechos adquiridos".

La medida rige tanto para quienes ya venían realizando esta tarea como para los que ingresen en la actividad.

Así los jueces Jorge Ferro y Alejandro Tazza confirmaron una resolución del juez de primera instancia Eduardo Jiménez, consideraron que la medida no resulta arbitraria, sino "racional".

Esta normativa en principio surgía del acta acuerdo celebrada entre la Administración Portuaria Bonaerense y el Sindicato Unido Portuario Argentino (SUPA). Por su intermedio, se dispone que el SUPA se ocupe de "organizar y fiscalizar la creación y puesta en marcha de un programa de capacitación para el personal de estibadores, guincheros y apuntadores en el puerto de esta ciudad, con el objeto de promover su capacitación y perfeccionamiento profesional".

Pero cuando se crea el Consorcio Portuario, en 2001, se dispone que "el personal que (...) se encuentre habilitado para desarrollar tareas en el ámbito portuario, mantendrá esa condición siempre y cuando cumplimente los restantes requisitos que se exigen para mantener esa cualidad y respecto de aquél que no se halle habilitado y desee hacerlo deberá haber asistido y aprobado los cursos de capacitación que dicte el Consorcio por sí o a través de convenios".

Un derecho esencial, pero no absoluto

Con respecto al tema en cuestión, el juez Ferro, que votó en primer lugar, obteniendo la adhesión de su par, Tazza comenzó por referirse al "trabajo" como derecho esencial del hombre, pero no obligación del empleador a contratarlo, como tampoco hay una exigencia constitucional de "la provisión de trabajo ni al Estado ni a particulares a facilitárselo".

Y seguidamente estuvo de acuerdo con las razones invocadas por el Consorcio "al establecer la exigencia de la aprobación del curso de estibaje y la postergación, por el momento, de aumentar el cupo de estibadores hasta que las demandas laborales se amplíen y se produzca necesidad de mano de obra".

"Más allá de su carácter opinable, establece condiciones que no parecen desmedidas ni exageradas pues gozan de razonabilidad en relación con la tutela de la actividad de los estibadores en el puerto local y tienen en mira a la protección de las condiciones sociales y económicas de la comunidad de manera de posibilitar a los habitantes el ejercicio del derecho de trabajar", acotó.

Posteriormente, sostuvo que "el Consorcio Portuario lejos de imponer una restricción arbitraria, consagra un medio de adecuar el trabajo del estibador a las normas que regulan su actividad, lo cual redunda en un beneficio colectivo. El Consorcio ha establecido por una disposición normativa las explicaciones o motivaciones de tal limitación, como señalé anteriormente, razonables y por ello los jueces no pueden ampliarla o disminuirla so pena de invadir el principio de reserva del citado organismo o el ejercicio de sus atribuciones propias".

Por su parte, Tazza señaló, en relación con las modificaciones normativas, que "la nueva resolución otorga de manera privativa al Consorcio el derecho de otorgar nuevas habilitaciones para la estiba siempre que, según a su criterio, resulte necesaria la incorporación de más mano de obra para la operativa".

Comentá la nota