Para tener más frecuencias hacen falta $ 2,5 millones

Durante el último año, la cantidad de pasajeros que utiliza el servicio de minibuses viene mostrando un considerable descenso. Una de las razones, reconocidas por el propio Municipio, es la demora en las frecuencias. Pero, para mejorarlas, hacen falta más unidades. El Ejecutivo tiene el cálculo hecho. Por ahora, los números no cierran.
Para poder aumentar las frecuencias de las Líneas 1, 2 y 3 del servicio de transporte urbano de pasajeros, reduciendo las demoras entre los recorridos y llegando a nuevos destinos, se necesita una inversión cercana a los dos millones y medio de pesos.

Así lo expresa un informe elaborado por la Secretaría de Servicios y Espacios Públicos del Municipio, presentado esta semana ante los concejales de la oposición que venían solicitando la posibilidad de disminuir las esperas.

El Municipio considera que para optimizar el sistema sería necesario incorporar ocho nuevas unidades, las cuáles tienen un valor aproximado de 300.000 pesos cada una. Con estos nuevos coches, aseguran se podría diagramar incluso una nueva línea (la quinta).

Además, al costo de 2.400.000 pesos para la compra de todos los coches, se debería contemplar la erogación para aumentar la dotación de choferes que permita conformar un diagrama de trabajo bajo similares condiciones que las actuales. Por estos días se trabaja con una planta de choferes de 28 agentes, que carece de relevo y que se desempeña con una carga horaria de elevada cantidad de hora extras.

Según se pudo conocer, el año pasado se efectuaron numerosas consultas para conseguir financiación que permita la compra de estas unidades.

Sin embargo, las condiciones ofrecidas por las diversas entidades de crédito no resultaron ventajosas para el Municipio, y todavía no se encuentran alternativas para resolver el problema.

En este sentido, la única propuesta que se escuchó mencionar para cubrir estos recursos, fue la elevada por el Frente Progresista Cívico y Social, que considera se deberían destinar las recaudaciones que surjan del canon por la explotación del taller de revisión vehicular que funcionará en nuestra ciudad. De todas maneras, el taller todavía sigue sin licitarse y hablar de los ingresos que generaría resulta a esta altura, bastante aventurado.

Cabe destacar que, más allá de la ampliación del servicio, el sistema también demanda periódicamente la renovación de las unidades con más de 10 años de antigüedad, que deberían quedar inhabilitadas para seguir circulando.

NUMEROS EN BAJA

En medio de estas ideas, los números del transporte urbano de pasajeros siguen mostrando un marcado descenso de la cantidad de personas que utilizan el servicio.

Según el balance del primer trimestre de las Líneas 1, 2 y 3, la cantidad de boletos vendidos durante el mes de marzo fue de 98.021. Si bien la cifra sigue siendo importante, vuelve a mostrar una sensible diferencia si se lo compara con los números de marzo de 2008. Hace un año atrás, la cantidad de boletos vendidos superaba los 100.000, y se ubicaba en los 128.391 pasajes.

Según estos números, y tal como en mayo de este año ya se había informado, la venta de boletos disminuyó durante los últimos doce meses en el orden del 23 por ciento.

El principal motivo sigue siendo el tiempo de espera que se pasa en las paradas. Esto fue reconocido incluso por el propio Municipio. Pero siempre se argumentó dificultades para superar el déficit que plantea el sistema.

Asimismo, y gracias al aumento tarifario del año pasado, los niveles de recaudación se siguen manteniendo en los mismos niveles, a pesar de la caída en los boletos.

En épocas donde mucho se discute sobre subsidios para el transporte, en especial para el transporte aéreo, bueno sería recordar que los minibuses también sigue necesitando de mayor apoyo estatal para poder cumplir de manera óptima, con el servicio social que prestan.

Comentá la nota