Para Sosa, este fallo "pone límites al abuso del poder"

El ex procurado aseguró que planea ejercer activamente el cargo al que deberá ser restituido. Aseguró que no hay instancias de apelación. "Son muchos años de batallar" y aseguró sentir "alivio y alegría" por el tenor de la sentencia de la Corte Suprema de Justicia.
Una lucha que comenzó el 22 de setiembre de 1995 parece llegar a su fin y así lo vive el Dr. Eduardo Emilio Sosa, quien ejerciera el cargo de procurador hasta que por ley impulsada por el Gobierno de Néstor Kirchner en Santa Cruz, lo dejaran cesante.

"Lo que ha resuelto la Corte es mi reincorporación al Poder Judicial como agente fiscal ante el Tribunal Superior de Justicia, reconociendo el desdoblamiento, y me ubica a mí en el cargo de fiscal y le hace saber al gobernador que él es el funcionario encargado de cumplir esa medida, en el plazo de 30 días", explicó el abogado al móvil de LU 12 Radio Río Gallegos.

El letrado recordó que en 2001 había una condena a la provincia en general, y si bien daba un plazo, la diferencia ahora es que además corporiza en un funcionario determinado, "que es el máximo representante de Santa Cruz, el gobernador, con lo cual está dando una señal muy clara que se tenga que cumplir".

Sosa también descartó que haya que sacar una ley especial para su designación, porque el fallo dice que se lleve adelante la reincorporación, dejándose sin efecto el cargo del que hasta ahora viene ejerciendo como agente fiscal, el Dr. Espinosa, incluso da a entender que ese funcionario no tiene derecho a la estabilidad por la falla de origen en su designación.

Sobre si Espinosa también tendrá derecho a un reclamo judicial, toda vez que a él también lo designó la Cámara de Diputados, Sosa se excusó en dar definiciones "no corresponde que opine, pero en el año 1996 se trató muy bien ese tema, el voto del Dr. Castro Dassen, dando a entender que no tenía derecho, porque cuando asumió, él sabía que el cargo estaba viciado de nulidad y la Corte, al decir que no tiene estabilidad, de alguna manera está ratificando esa interpretación".

El abogado indicó que está dispuesto a volver a la Justicia activamente. Si bien Sosa está jubilado, cuando se acogió al beneficio, lo hizo "bajo reserva de los derechos que estaban en juego en esta demanda, por lo que lógicamente una vez que asuma dejaré en suspenso el beneficio jubilatorio y volveré nuevamente a revistar en la planta activa".

Indemnización

En 2005 el TSJ, tras una nueva intimación de la Corte Suprema, declaró la inconstitucionalidad del artículo 9 de la ley, que establecía la cesantía del procurador y fijó una indemnización de 1,2 millones de pesos, la que al no ser aceptada por Sosa fue depositada judicialmente. Consultado sobre este tema, Sosa indicó que por su parte reclama una serie de daños que se han ocasionado a lo largo de todo este tiempo y "en consecuencia, en su momento tendrá que pronunciase la justicia civil de primera instancia y las posteriores, supongo".

Otro tema será también el cobro de los salarios caídos que se generan a partir de la reposición, lo que reconoció el letrado "forma parte del reclamo judicial".

Sosa dijo sentir "un alivio muy importante, porque le pone límite al abuso del poder".

Existe una instancia superior de apelación. "Yo creo que sería algo totalmente improcedente, no me imagino por qué vía podría intervenir una corte internacional. Hoy lo que corresponde es cumplir lo que falló el máximo tribunal del país".

Si bien cuando ocurrió el apartamiento gobernaba Néstor Kirchner, "ahora quien deberá cumplir con la restitución es Daniel Peralta".

"Son muchos años de batallar", dijo Sosa, que contó con el patrocinio en su lucha judicial del abogado constitucionalista Daniel Sabsay.

Comentá la nota