Para solucionar falta de agua potable recurren a los reservorios

Para solucionar falta de agua potable recurren a los reservorios

Los vecinos se encargan de administrarlos. Cobran una pequeña cuota para gastos de luz y extensión de la red.

Unas 180 familias de distintas colonias y barrios de la Capital de la Madera fueron beneficiadas con agua potable mediante el proyecto de recuperación de vertientes que está llevando adelante la Dirección del Agro de la Municipalidad de San Vicente. El titular de esa área, Miguel Shuh dijo que tienen al menos cinco pedidos más para hacer este año.

Hay mucha falta de agua potable en distintos lugares de San Vicente. Colonos y vecinos de barrios periféricos llegan hasta la Municipalidad para pedir solución a la problemática. La intención de la gente es conseguir la construcción de pozos perforados. Sin embargo, el municipio encaró la recuperación de vertientes en lugar de los pozos.

“La gente viene a pedir pozos perforados para solucionar sus problemas de agua. Nosotros en cambio buscamos soluciones más económicas y que nosotros podemos encarar desde el municipio”, dijo Miguel Shuh.

Cuatro colonias y  un barrio en 2018

Durante el año pasado, la Municipalidad llevó soluciones a cuatro colonias y un barrio de San Vicente. En el kilómetro 34 de la ruta provincial 13 fueron unas 20 familias las beneficiadas.

Luego en la zona de la Maderil, en el kilómetro 1268 de la ruta nacional 14 son más de 30 colonos más algunas instituciones escolares y religiosas.

En esa misma ruta, en el kilómetro 1.265, en Picada Río Victoria fueron unas 25 familias y en el kilómetro 1.284 otras 20. El proyecto más grande se realizó en el Barrio Sarmiento, a unos cuatro kilómetros del centro de la ciudad y obtuvieron la solución al problema de agua casi 80 familias.

Shuh dijo a PRIMERA EDICIÓN que “la gente viene a pedir soluciones a sus problemas de agua potable. Gente de las colonias y los barrios, piden pozos perforados. Nosotros primero preguntamos si hay vertiente cerca con buen caudal de agua y vamos a evaluar. Nos sale más económico hacer recuperación de vertientes que un pozo perforado. Estamos hablando de la mitad del costo”, aseguró.

Segundo año

Este es el segundo año que llevan adelante el proyecto y son cerca de diez la recuperación de vertiente que hace el municipio con recursos propios.

“Nosotros vamos y evaluamos las vertientes de la zona que necesita agua y vemos la que tiene más caudal, preguntamos la que no se seca en épocas de sequía y la ubicación de la naciente.También vemos si hace falta hacer algún análisis en el agua para estar seguros que no está contaminada. En base a eso encaramos el proyecto. Los vecinos trabajan a la par y aportan su trabajo al proyecto. Eso baja mucho los costos”, indicó Shuh.

En el caso del proyecto del Barrio Sarmiento, el costo rondó los 120 mil pesos. Benefició a casi 100 familias y fue habilitado unos días antes de Navidad.

En el barrio funciona un sistema de agua de pozo perforado, pero como aumentó la cantidad de usuarios, el agua del pozo no da abasto. La Municipalidad hizo la recuperación de una vertiente que hay en un espacio verde al lado de la escuela de ese barrio. Se colocó un tanque de tres mil litros y se conectó a la red existente. El reservorio de agua que tenían en el sistema de distribución anterior era de mil litros.

Administrado por los usuarios

Una vez concluida la obra, la Municipalidad les entrega el manejo a los vecinos. Estos hacen una comisión que se encarga del cobro de una cuota mensual para cubrir los gastos de energía, reparación de las líneas de manguera y del mantenimiento.

“Son los mismos vecinos los que se encargan del bombeo, el cuidado y mantenimiento del sistema de agua potable. Los costos del agua los ponen ellos en base a los gastos que tengan con la luz y los arreglos que necesiten”, explicó Shuh.

Coment� la nota