Para la Sociedad Rural la situación es crítica y Catamarca está lejos de entrar en la Emergencia Agropecuaria

Ramón Garriga (a punto de abandonar su cargo como presidente de la entidad) se mostró escéptico acerca de la entrada de Catamarca en la ley de Emergencia Agropecuaria. La estéril puja política, la sequía y los últimos incendios afectan a productores cada vez más desesperados.

Para el presidente de la Sociedad Rural de Catamarca, Ramón Garriga, el toma y daca político entre los gobiernos provincial y nacional está perjudicando seriamente al productor local. "Yo creo que poco o nada tenemos que esperar ya de este gobierno en el país, y en particular en Catamarca (…) Insisto en que a veces los políticos confunden las cosas cuando mezclan la política partidaria con las cuestiones que hacen al común del país", enfatizó el dirigente rural a Catamarcactual.

La sequía acentúa aún más las grandes asimetrías que nuestra provincia sufre -en cuanto a condiciones de producción agrícolas- con otras zonas del país. Catamarca "debería ser una de las primeras provincias incluidas en la Emergencia Agropecuaria" afirmó Garriga. Sin embargo, hasta el momento no fue oficialmente incluida pese a los ruegos del gobierno provincial y el sector privado. "El ministro de Producción [por Juán José Bellón] tampoco dio una seguridad plena de que vaya a ser incluida en el nuevo listado de provincias que van a salir próximamente", disparó el dirigente.

Catamarca ya cuenta con ocho meses de sequía. Sin embargo, catorce provincias del país fueron previamente incluidas en la Emergencia Agropecuaria, y a nuestra provincia -por el momento- ni se la nombra oficialmente en el Decreto 1712/09, que reglamenta la Ley 26509 y que fue recientemente publicado en el Boletín Oficial.

Soluciones desde Nación y Provincia

Según Garriga, si las cosas cambiaran y llegara la muy necesaria ayuda de la Nación, no bastaría para cambiar sustancialmente la grave crisis que atraviesa el sector rural. No alcanza con algunas exenciones impositivas como la suspensión del pago del impuesto a las Ganancias; según el titular de la Rural local, habría que agregar la ayuda financiera a través del Banco Nación, el cual debería contar "con créditos que contemplen la emergencia, períodos de gracia, bajos intereses y a largo plazo hasta permitirle al productor que pueda recuperarse para devolver esos créditos".

La provincia, afirmó nuestro entrevistado, también puede hacer algunos aportes; en primer lugar, suprimir dos impuestos que tendrían que haber sido eliminados cuando el IVA subió al 21%, hace ya varios años: impuesto al sello e ingresos brutos. "La eliminación de esos impuestos, aunque sea en períodos de emergencia, ayudaría un poco".

El panorama es desolador en cuanto a la situación ganadera, la cual "es absolutamente crítica, mucho más difícil que la que hemos tenido en otras oportunidades por el tema de la sequía", remarcó Garriga. A ello se sumó el problema de los incendios, que quemaron 55000 hectáreas de pastizales (que no pueden rebrotar por la falta de lluvia) en "zonas netamente ganaderas" de Ambato y Ancasti.

La nuez y el olivo: dos realidades distintas

Durante la desastrosa campaña 2009, las heladas tardías y el granizo terminaron con el 80% y el 60% de la producción de olivos y nueces respectivamente.

Este año la situación para ambos cultivos es distinta, ello se explica, el titular de la Rural, principalmente por el tipo de riego utilizado. De hecho, la mayoría de las plantaciones de olivares en la provincia están dentro de diferimientos impositivos que trabajan con agua subterránea, por lo cual la falta de lluvia no afecta al riego, y "por ende no se afecta la producción". Además, este cultivo se desarrolla particularmente en áreas en donde la humedad ambiente es baja.

"En cambio con el nogal no pasa lo mismo, (…) al trabajarse con agua superficial, las vertientes (después de ocho meses con falta de lluvia y altos calores) merman su caudal en forma impresionante". En efecto, los nogales no reciben "por lejos" la cantidad de agua necesaria "y eso va a influir notablemente en la próxima producción".

Por lo tanto "puede haber una excelente cosecha de olivos pero no de nogales", finalizó.

Comentá la nota