"Para el socialismo no es momento de avanzar en alianzas nacionales"

El intendente Miguel Lifschitz afirmó que el Partido Socialista (PS) definió por el momento no avanzar en alianzas electorales a nivel nacional para las elecciones legislativas del año que viene, sino privilegiar las realidades políticas que existen en cada distrito.
De todas formas, dijo que el partido seguirá con las conversaciones formales con la UCR o la Coalición Cívica, pero sin apurar o forzar ningún tipo de alianza. "No está dentro de las demandas de la sociedad los acuerdos políticos para el 2009", razonó ante una consulta de LaCapital en torno a este tema. También dijo que en Rosario aún no impactó con fuerza la crisis económica y que la Municipalidad cerrará el año con las cuentas públicas equilibradas. "Probablemente la crisis internacional todavía no ha llegado y la crisis del campo tampoco impactó tanto", reforzó el intendente.

Lifschitz, quien debutó al frente del PS como titular partidario en el congreso provincial que se realizó en Rosario, dejó en claro que el socialismo seguirá profundizando la experiencia política del Frente Progresista en Santa Fe. Reclamó, además, cierto equilibrio en el PJ como fuerza opositora. "Si no se logran consensos básicos en la Legislatura, la provincia se hace ingobernable", disparó.

—¿De qué modo se posicionará el PS en las próximas elecciones?

—No va a haber grandes cambios en la estrategia, porque es una elección legislativa que se va a definir en cada distrito. En el más importante para nosotros, que es Santa Fe, vamos a sostener el mismo marco político con el que venimos trabajando desde hace años: el Frente Progresista. Probablemente en otras provincias participemos de frentes similares, tal vez no con los mismos integrantes.

—¿Qué evaluación hace del primer año de gobierno del Frente Progresista?

—Muy positiva, porque (Hermes) Binner ha demostrado y ratificado su liderazgo a nivel provincial e incluso marcando posicionamientos claros en diversos temas nacionales. Por otra lado, y a pesar de las dificultades propias de no tener una mayoría legislativa, me parece que se han logrado cambios importantes. Un trabajo de articulación cuyo resultados esperamos que se hagan mucho más visible durante el año próximo.

—Cuando se rechazó la reforma tributaria, algunos dirigentes de su partido dijeron que el PJ quiere gobernar la provincia desde el Senado. ¿Coincide con esas expresiones?

—El justicialismo, como partido opositor, hace jugar sus cartas en los ámbitos donde retiene un poder importante, como en el Senado. Tiene cierta lógica, son las reglas de juego de la democracia, pero también dentro de ciertos límites y marcos, porque si no se logran consensos básicos en la Legislatura, la provincia se convierte en ingobernable.

—¿Está de acuerdo con la idea que deslizó la Gobernación de cobrar una sexta cuota de la patente para financiar a los municipios y comunas?

—No tengo ninguna certeza sobre ese tema; sólo he visto lo que difundió la prensa. Nosotros éramos partidarios de una reforma más integral, más orgánica, que atendiera no a una situación coyuntural, sino a darle una sustentabilidad en el tiempo a las finanzas de los municipios. Pero esto lamentablemente no se pudo concretar por el rechazo de los senadores del justicialismo. Estamos un poco a la expectativa a ver qué propuestas alternativas surgen.

—¿Cómo está impactando la crisis en Rosario?

—Todavía no hemos percibido señales importantes. Probablemente la crisis internacional aún no ha llegado y la crisis del campo tampoco en Rosario impactó tanto. Hay sí un impacto en los sectores sociales de menores ingresos, del trabajo informal o la changa vinculada a la construcción. Tenemos sí la preocupación de lo que pueda ocurrir en los próximos meses.

—¿Y las finanzas del municipio no se han resentido?

—Tuvimos un año muy ajustado, con una recaudación en el orden de lo que teníamos previsto. Hicimos un ajuste importante en materia de gasto público para poder adecuarnos a esos ingresos. Pero logramos cerrar el año de manera equilibrada, y estamos ahora terminando de estudiar el presupuesto para el año próximo.

—¿Se va incluir un aumento en la TGI?

—Es una de las alternativas sobre las cuales estamos trabajando. Tenemos que lograr un presupuesto equilibrado. La idea es priorizar el gasto social, incluso incrementar las partidas referidas a salud pública y promoción social.

—Hay señales de acercamiento entre la UCR y Carrió. ¿El socialismo se sentiría cómodo en esa alianza que se está armando?

—Nosotros hemos definido que este no es el momento para avanzar con proyectos de alianzas de carácter nacional, sobre todo considerando que el año próximo tenemos elecciones legislativas por distritos, con lo cual va a tener importancia la realidad particular de cada provincia. Lo que sí hemos definido en el partido es mantener diálogos con todos los sectores políticos, pero priorizando la estrategia de coaliciones provinciales. De todas formas, hoy no está dentro de la demanda de los ciudadanos los acuerdos políticos para el 2009. En mi caso, como el de Hermes, tenemos responsabilidades de gobierno y en ello estamos poniendo las energías.

Comentá la nota