Para seducir a los empleados de la Ciudad, Macri los desafía al truco

Para seducir a los empleados de la Ciudad, Macri los desafía al truco
¿Qué tan mentiroso será Mauricio Macri? ¿Y Horacio Rodríguez Larreta? Ellos mismos se pondrán a prueba, en diciembre, cuando desafíen en la final a la pareja ganadora de un campeonato de truco que comenzó el jueves entre los empleados de la Ciudad. El torneo forma parte de una estrategia de seducción que el jefe de Gobierno porteño lanzó para generar ambientes más amigables. Ya hay en carpeta competencias de tango, fútbol y teatro.
El orgullo de pertenecer. Así llaman a la campaña. "No será como trabajar en Google, pero al menos es una estrategia de marketing copiada de empresas exitosas", dice uno de los defensores de la idea.

La comparación asoma excesiva: en Google sus empleados están habilitados para jugar al ping pong, a la playstation y tienen sillones masajeadores, además de comida gratis. En los baños del primer piso del Gobierno porteño, según pudo constatar Clarín en la semana, falta jabón. Ni hablar del alcohol en gel que se recomienda para evitar el contagio de la gripe A.

"No comment", dijo un alto funcionario de la Ciudad consultado sobre la iniciativa. Cuando se le preguntó por la competencia de truco con Macri y su jefe de Gabinete, la fuente aclaró que "no sé nada". Pero el jueves, en el inicio del campeonato que se realizó en la Biblioteca del Docente, la directora de Estrategia les confirmó a los competidores que Macri no faltará en la mesa de la final.

"¡El mejor premio sería ganarle a Mauricio!", exclamó una de las participantes. Los premios, por ahora, van de los 500 a los 300 pesos en tickets canasta. Es el imán con el que intentarán hacer masivos los próximo desafíos. En el Gobierno trabajan 114.437 personas.

Alejandro Giangasparo, subsecretario de Planeamiento Estratégico, contó que la movida está pensada para "que los empleados estén mejor de ánimo y vengan a trabajar con más onda. El objetivo es integrarlos". El funcionario agregó que se busca "un cambio cultural. Por eso no nos parece nada frívolo".

Macri, Rodríguez Larreta y varios ministros han compartido desayunos y almuerzos con los empleados de planta. "Es otra muestra de que queremos que se sientan parte", contó Giangasparo. La promoción para los próximos torneos de truco, a la espera de la gran final, se pueden apreciar en los afiches pegados en las carteleras de los pasillos del Gobierno. "Quiero retruco", se lee en grande.

Comentá la nota