Para Sciara, 2008 fue un año de aprendizaje y cerró con superávit

Para Sciara, 2008 fue un año de aprendizaje y cerró con superávit
El ministro de Economía dijo que está muy satisfecho con la gestión. Aseguró que se logró un alto nivel de ejecución presupuestaria. Sobre 2009, advirtió que la desaceleración aún no tocó fondo.
Pese al conflicto con el campo, a la sequía, a la crisis internacional, al fracaso de la reforma tributaria y a la no sanción del presupuesto 2009, el ministro de Economía de la provincia evaluó 2008 como “un muy buen año”. En diálogo con El Litoral, Angel Sciara reconoció que fue un año de aprendizaje, pero que cerró con saldo positivo.

“Como corresponde a un gobierno nuevo, comenzamos un proceso de aprendizaje que terminó en el segundo semestre con una mayor y mejor capacidad de gestión. Tanto, que vamos ejecutar un presupuesto en obras públicas y rentas generales por mucho más de lo que algunos agoreros preveían y publicaban. Vamos a estar arriba del 70%”, aseguró.

Pero no adhirió a la idea de fracaso para aludir a la reforma impositiva.

“Tampoco hablaría en esos términos para el presupuesto -acotó-. Creo que son las circunstancias políticas que a veces atentan contra las buenas intenciones y las necesidades que tiene la provincia. Lo que nos preocupaba era el sentido procíclico de los tributos, y esto lo estamos sufriendo hoy en carne propia. Nosotros lo vimos y lo planteamos, pero no fue considerado así. Seguramente habrá otras oportunidades para insistir”, se esperanzó.

El ministro se jactó de que por la “precaución y cautela” con la que se manejaron, pudieron cerrar “adecuadamente” el presupuesto.

“Estoy muy satisfecho con cómo cerró el 2008 y con la manera en que controlamos la ejecución presupuestaria para adecuar convenientemente las partidas y poder movernos dentro del presupuesto aprobado por la Legislatura y dentro de la Ley de Administración Financiera”, sostuvo.

Ejercicio positivo

Sciara hizo hincapié en el alto nivel de ejecución presupuestaria con el que cerró 2008, aunque reconoció que parte del mérito es de la gestión anterior por las numerosas obras que dejaron iniciadas.

“En términos generales, creo que lo vamos a ejecutar en su totalidad. Diríamos, incluso, que la ejecución puede superar el presupuesto original. Es decir, los créditos vigentes son superiores porque hubo en el comienzo del año un proceso de crecimiento de la recaudación por encima de lo presupuestado. Esto empezó a decrecer en el segundo semestre -dijo- y obviamente se hizo mucho más palpable en noviembre y diciembre”.

El ministro recordó que debieron incorporar a lo proyectado 1.500 millones de pesos de la nueva política salarial. “Tuvimos un trabajo arduo para poder cerrar un presupuesto que, incluso, terminará con superávit”, remarcó.

Ése fue el otro dato que destacó el funcionario. Pese a algunos diagnósticos sombríos trazados desde el propio gobierno durante el año, el presupuesto 2008 cerró con resultado positivo.

“No sabemos todavía por cuánto, y no tendremos la cifra hasta que no se cierre definitivamente el ejercicio. Pero evidentemente, creo que va a ser un presupuesto que va a terminar con superávit”, afirmó.

Según estimó, el saldo sería menor al registrado en 2007, cuando el superávit había sido de 280 millones de pesos.

“No hay que olvidar que en el presupuesto aprobado para 2008 se incorporó un conjunto de recursos que no fueron percibidos. Los 268 millones de la Caja de Jubilaciones, por ejemplo, no llegaron. Eso hay que absorberlo en la ejecución del presupuesto 2008 y, evidentemente, se podría comer un superávit equivalente”, advirtió.

El futuro

Para trazar un diagnóstico sobre el año que se inicia, Sciara pidió despojarse de los deseos y atenerse a la evolución de la economía real.

“Todavía no llegamos al fondo de la recesión, así que todo indica que podemos tener unos primeros meses más difícil. Es un período estacionalmente complicado y con la recesión, se va a agudizar. Pero por otro lado pensamos que desde el Estado provincial tenemos que dar señales distintas a las que nos vienen dando en general. No señales optimistas -aclaró-, sino más esperanzadoras. Señales de insistencia o reorientación de las conductas en un sentido anticíclico y no procíclico”.

En tal sentido, ratificó la decisión política de alentar la actividad económica a través de la obra pública, “en la medida en que haya recursos”.

De todos modos, aventuró un año de vacas flacas. “Sí, va a ser un año de vacas flacas; no hay ninguna duda. Por lo menos el primer semestre va a ser así. Creo que aquí estamos convencidos, y los demás ministros también, de que tenemos que ser más que nunca excelentes administradores. Tenemos que buscar la eficiencia en el gasto”, concluyó.

Puerto de Santa Fe

El gobierno provincial aguarda el informe de no objeción del Fondo Financiero para el Desarrollo de la Cuenca del Plata (Fonplata) para proceder después, “en forma inmediata”, al llamado a licitación para ejecutar las obras de traslado del puerto de Santa Fe. Según dijo Ángel Sciara, el ministerio a su cargo “está contestando” un informe solicitado por el mismo organismo crediticio, que pretende saldar las eventuales objeciones.

Una relación sin privilegios

Uno de los discursos recurrentes de la provincia en 2008 fue la queja por los fondos que la Nación nunca giró. Angel Sciara dijo que “el 20% del total de recursos de la provincia está sujeto a alguna discrecionalidad de la Nación, porque pertenecen a fondos que no son automáticos, como sí lo es la coparticipación (representa el 45% de los ingresos) y que se acredita en tiempo y forma”.

De todos modos, el ministro negó que a lo largo del año que concluyó se haya deteriorado el vínculo con la Nación.

“Hubo un trabajo normal y una consideración normal. Nunca tuvimos una consideración privilegiada ni tampoco una desconsideración absoluta. En ese sentido hay una normalidad en el trato”, aseguró.

Igualmente, advirtió que de persistir la conducta de los envíos tardíos de dinero -sólo para la Caja de Jubilaciones, por ejemplo, se adeudan ya 268 millones de pesos-, podría haber coletazos en la economía local.

“Eso podría impactar en la economía real de la provincia. Sobre eso no tenemos dominio; nuestra preocupación es sobre lo que sí podemos dominar y que son los recursos propios y las obras decididas y ejecutadas por nosotros”, expresó.

Los errores cometidos

El ministro reconoció que hubo errores en este primer año de gobierno. “Claro que sí. Sería necio si alguien pensara que no se los comete. Lo importante es saber identificarlos y corregirlos, y eso creo que lo hicimos adecuadamente. Respecto de la reforma tributaria -sostuvo-, tal vez se hubiese podido trabajar de otra manera, pero a mi entender, el proyecto tenía casi de inicio una desconsideración política”. De todos modos, evitó hablar de una subestimación de la oposición. “No sé si fue eso. En los procesos políticos es un error subestimar. Pero sí hay relaciones de fuerza diferentes y eso en su momento pesa”, opinó.

Agente financiero

“El pliego se está cerrando. Estamos terminando el armado completo. Queremos solidez antes de llamar a licitación. Esperamos que en junio o antes podamos estar adjudicando”.

Nueva ley de coparticipación

“Yo esperaría que la Comisión de Coordinación Fiscal formule una propuesta en 2009. Pero esto tiene que ir atado a una reforma tributaria; no son cosas independientes”.

Reforma tributaria

“La provincia necesita una reforma. A mí me gustaría replantearla en 2009; no sé en qué sentido, seguramente no en el mismo, pero si podemos dejar una mejora en las finanzas de la provincia, tendría que ser un nuevo sistema tributario”.

Política salarial

“Las paritarias permiten encontrar consenso y comprender las posibilidades de la provincia para conceder nuevos aumentos. Hoy desconozco cuáles son esas posibilidades, pero diría que son escasas”.

Sircreb

“Para nosotros, el Sistema de Recaudación y Control de Acreditaciones Bancarias ha funcionado bien y tiene que seguir funcionando. Es un seguro de garantía para la provincia. Existe en otros lugares del país; no veo la razón por la cual aquí tendría que ser de otro modo”.

Comentá la nota