Para salir de la pobreza "el vecino no tiene que esperar sólo ayuda del Estado"

La titular de la Secretaría de Educación, Cultura e Integración habló de la marginalidad. Aceptó que el Estado tiene que resolver cuestiones de infraestructura y servicios, como calles, escuelas y redes sanitarias para mejorar la situación.
En el marco del un operativo que ayer entregó unas 170 pensiones asistenciales, el gobierno abordó el tema de la pobreza.

Por un lado instó a la población a que haga el mayor esfuerzo posible para mantener o recuperar las fuentes laborales, mientras que por el otro aceptó que como Estado tiene que garantizar una serie de cuestiones íntimamente relacionadas con la marginalidad.

Primero, María del Carmen Rodríguez de Zúccaro, titular de la Secretaría de Educación, Cultura e Integración encabezó un operativo en el que se entregaron los beneficios. Esa labor se logró, explicó, con la labor en conjunto de distintas áreas.

"Acá trabajamos juntos Desarrollo Social, Salud y las delegaciones, áreas que fueron los ámbitos para reconocer sectores y personas con necesidades", enfatizó.

En total, fueron 135 beneficios para discapacitados, 37 para madres de 7 hijos.

Pero el tópico de la pobreza estuvo presente, y Rodríguez de Zúccaro señaló la dualidad y el contraste que tiene Pilar, con sectores sumamente pudientes, conviviendo con profundo bolsones de pobreza, uno a metros del otro.

"Pilar tiene dos polos, uno en donde la gente no tiene necesidades, y en otro en donde hay gente carenciada y con discapacidad. Allí hay familias numerosas, pero la Nación está dando respuestas", enfatizó Rodríguez de Zúccaro, quien también informó que hubo beneficios para personas portadoras de HIV y Celíacas.

En el marco de la discusión por la pobreza en Pilar, propuesto por algunos sectores de la oposición, Rodríguez de Zúccaro indicó que "el vecino no sólo tiene que esperar ayuda del Estado", y los alentó a que no pierdan las esperanzas en el sinuoso camino de la búsqueda laboral.

De todos modos, aceptó que el Estado tiene un rol fundamental a la hora de reducir los índices de indigencia, pobreza y NBI, lo que se revierte, sobre todo este último, con la construcción de "viviendas, accesos, escuelas, redes de agua potable, pavimentos, y centros de salud".

"Tenemos que trabajar entre todos, y el vecino no sólo tiene que esperar cosas del Estado; ellos también deben trabajar", finalizó.

Comentá la nota