Para Rodríguez en las fuerzas de seguridad hay rezagos de autoritarismo, pero el objetivo es desmilitarizar

El ministro de Gobierno, José Luis Rodríguez, aseguró que “nosotros no vamos a permitir bajo ningún motivo que quienes actúen con apremios o este tipo de conductas sigan en el Servicio; serán apartados en forma automática de la fuerza y les tiene que caer todo el rigor de la ley”.
Lo dijo en referencia a los hechos sucedidos en el establecimiento penal de General Roca, donde personal del Servicio Penitenciario frustró una fuga de internos pero luego golpeó hasta la muerte a uno de los reclusos. La cartera de Gobierno inmediatamente denunció penalmente ante el juzgado de turno a los efectivos de seguridad implicados en los hechos y los apartó del Servicio Penitenciario. Rodríguez dijo a la agencia APP que: “Siempre hay rezagos de autoritarismo en el personal de las fuerzas de seguridad, pero nosotros queremos llegar a una policía o a un Servicio Penitenciario desmilitarizada o no militarizada”.

Señaló el ministro Rodríguez que este tipo de hechos “no se pueden dar”, subrayando que “nosotros estamos en un proceso de creación del Servicio Penitenciario Provincial, una de las pocas provincias que está transitando este proceso, y precisamente queremos un Servicio Penitenciario con una calidad en el recurso humano que no condice con estas actitudes individuales de algunos hombres y que por supuesto nos provoca un paso para atrás”.

Dijo además que “debemos trabajar en los controles y capacitaciones en forma más exhaustiva. Indudablemente esto se viene haciendo pero hay que reconocer que tenemos que profundizar estos sistemas”.

Indicó que el Servicio Penitenciario Provincial “quiere ser un ámbito de contención, no solamente de la parte edilicia, sino del trato humano a los internos que va desde la capacitación al personal hasta actividades que se dan a los internos para de esta forma concienciar sobre normas de convivencia con las autoridades”.

Señaló que los hechos de General Roca muestran “necesidades de evasión por parte de los internos e inconductas por parte del personal, pero siempre tenemos que tener en claro cuál es el objetivo, cuáles son las definiciones del gobierno y nosotros no vamos a permitir bajo ningún motivo que quienes actúen con apremios o este tipo de conductas sigan en el Servicio; serán apartados en forma automática de la fuerza y les tiene que caer todo el rigor de la ley”.

Expresó además a la agencia APP que en esta oportunidad “además de separar a los guardiacárceles involucrados en forma inmediata pero además la puesta en disposición de todo el Servicio Penitenciario para que actúe colaborando con la justicia en la investigación para la resolución definitiva del caso”.

Destacó que “en general la mayoría del Servicio Penitenciario está atento y a disposición de la justicia y hay una orden no solamente de apartamiento de este personal sino de la investigación de todo el proceso para saber todas las implicancias y los responsables que tienen que ver con este caso”.

Señaló que más allá que se han dado casos de evasión “los apremios no es lo normal, sino que han sido excepcionales, y por eso ha habido los controles internos y externos sobre el personal del Servicio Penitenciario. En la cartera a mi cargo hay también un área que es la Subsecretaría de Derechos Humanos que se encarga precisamente de revisar, ver, buscar responsabilidades ante este tipo de comportamientos y conductas. Siempre hay rezagos de autoritarismo en el personal de las fuerzas de seguridad, pero nosotros queremos llegar a una policía o a un Servicio Penitenciario desmilitarizado o no militarizado”.

Y además con los internos “se llevan adelante tareas culturales, deportivas, de aprendizaje y capacitación para lograr estos objetivos que están fijados”.

Consideró además que la situación edilicia y de recursos humanos de las cárceles “hay particularidades pero en general están en condiciones acordes con la realidad y necesidades que tenemos”. (APP)

Comentá la nota