"Para River es fundamental".

El Pelado ganó el primero, relativiza el segundo y le tira la presión a un rival golpeado: "Lo que pasa del otro lado me tiene sin cuidado".
Vamos que me tengo que ir a hacer el pasaporte. Si no lo hago, después no voy a tener tiempo".

La jornada bajo una suave llovizna había terminado apenas media hora antes. Apresurado por los trámites que lo esperaban en la Policía Federal, antes del mediodía Carlos Ischia ya estaba sentado delante de las cámaras. Bromeó con un hincha de Tigre, le dijo que no le iba a sacar ningún jugador. Se acomodó la gorrita de Boca en su pelada. Y arrancó...

No había en Ischia intenciones de calentar el segundo superclásico del 2009. No parecía. Su cabeza estaba puesta en los jugadores con lesiones o molestias y más, en los convocados a distintas selecciones que le pueden complicar la conformación del equipo para la primera fecha del Clausura ante Gimnasia en Jujuy (ver página 8). Estaba puesta en el arranque de la competencia oficial. "Uno sabe los problemas que vienen arrastrando los jugadores y por ahí hay que cuidarlos", explicó, luego de anunciar que no tenía definida la lista de futbolistas que van a viajar a Mendoza, cuando lo habitual durante el año pasado fue que la confirmara siempre los viernes.

Así y todo, tranquilo y sin elevar la voz, con el margen de haber ganado cuatro de cinco, el Pelado fue realista y ahí marcó la diferencia entre la situación de un rival superclásico y otro. "Lógicamente que los clásicos no tienen nada de amistosos, pero no podemos hipotecar el futuro por un partido de verano, como no lo hicimos en los anteriores. Aunque los resultados fueron buenos, tratamos de cuidar. Lo primordial fue el trabajo, como para todos los equipos. Nos tocó ganar porque por ahí estuvimos mejor. Ninguno tiene en la cabeza antes de empezar el torneo de verano que tiene que ganarlo sí o sí", agregó, insistiendo con la prioridad de la competencia oficial.

-Parece que River sí tiene para perder. Con el primer partido le generaron una pequeña crisis...

-Uno tiene que hacerse responsable de lo que vive en su equipo. Lo que pasa del otro lado me tiene sin cuidado. Es la verdad. Lógicamente que uno sabe que para River no será un partido más. Será muy importante y fundamental. Nosotros, igual, lo tomaremos con responsabilidad.

-¿Cómo vivís esta paternidad sobre River?

-Bien, muy feliz, pero no por la paternidad, más por la alegría que le genera al hincha de Boca. Es nuestro deber ganar los partidos, y ésos, mucho más.

-Bianchi ya había ganado todo y dijo: "Me falta Olimpo". A vos te falta River en Mendoza...

-No está en mí la desesperación por ganarle en Mendoza porque el año pasado perdimos. Estoy pensando en el inicio del campeonato, no sólo con algunos jugadores lesionados, sino en los de selecciones que por ahí tampoco estarán. Estamos viendo esas situaciones que son más complejas que un amistoso.

La presión es de River. Ischia lo dejó clarito...

Comentá la nota