Para Rajoy, ya nadie le cree a Zapatero

Acusó al gobierno por un aumento de impuestos
Terminó el período de vacaciones estivales de los líderes del gobierno y de la oposición en España, y con ello se terminó "la paz".

El prolongado enfrentamiento que mantienen el PSOE y el Partido Popular (PP) volvió a recrudecer ayer, tras conocerse el anuncio del presidente José Luis Rodríguez Zapatero de "aumentar en forma gradual y temporal" una serie de impuestos, con el fin de "favorecer la recuperación económica".

El titular del opositor PP, Mariano Rajoy, no demoró ni dudó en acusar al mandatario de "engañar" a la sociedad. "No sé si está pasmado o no, pero nadie en España cree las palabras y la propaganda del señor Zapatero. Es el mejor antídoto contra la generación de confianza. Ha engañado tanto que es imposible confiar en él y tomar en serio a una persona que lleva más de un año engañando a los españoles", afirmó en un discurso ofrecido en el castillo de Sotomayor, en la provincia de Pontevedra.

En un mensaje en el que prevaleció el tono agresivo hacia el gobierno, al que también criticó por "despilfarrar" los fondos públicos, Rajoy se mantuvo firme en su postura de responsabilizar a la política económica oficial por el alto nivel del desempleo en el país, actualmente con 4,14 millones de desocupados.

En este sentido, de acuerdo con su discurso, la "necesidad" de aumentar la recaudación impositiva se encontraría vinculada con la "insistente" conducta gubernamental de no recortar e, incluso, de incrementar el gasto público.

Vuelta de tuerca

"Aumentar los impuestos es darles una vuelta de tuerca a las maltrechas economías de las familias. Los españoles vamos a tener que pagar los errores y las «gracias» de Zapatero, y eso es inaceptable y, por eso, nos vamos a oponer", aseguró el líder del PP.

Luego de calificar a las políticas del gobierno socialista de "un monumento al despropósito" y de reiterar que sus sucesivas medidas "sólo pueden traer más paro [desempleo]", Rajoy comparó la situación de Francia y Alemania, que en su opinión están "saliendo de la recesión", con la de España, que la semana última registró la mayor caída del PBI de su historia.

"Este gobierno nos está llevando a la cola de Europa y hoy, por desgracia, el tren de la recuperación, que ya está circulando por muchos países, no se ha detenido en ninguna estación de la geografía española", concluyó.

Comentá la nota